Skip to content Skip to footer

Se dice que

La diputada Ana Lilia Herrera tiene suficientes méritos para que se le considere como la aspirante mujer a la candidatura priista a la gubernatura más aventajada. Y es que no solo es su trayectoria sino los grupos e intereses que la están impulsando

La conversación de actualidad entre los hombres de leyes y la cosa pública se aviva con hallazgo de la relación casi de mitocondrial entre el secretario de Justicia, Rodrigo Espeleta, el Fiscal General de Justicia, Alejandro Gómez, el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Ricardo Sodi y la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, Myrna García Morón. Si se revisan orígenes y trayectoria, será relativamente fácil encontrar coincidencias en su ADN político. Todo está conectado.

*

El diario El País, propiedad del grupo español PRISA cuyo principal accionista individual con 100 millones de euros es el empresario originario de Acambay, Roberto Alcántara, decidió emprenderla contra Delfina Gómez, con información totalmente especulativa sobre un asunto viejo. Es obvio que los grupos de poder asociados a la derecha, la ultraderecha y sectores duros del priismo, activan 22 meses antes de la elección para la gubernatura del Estado de México una estrategia para tratar de descarrilar a la aspirante más aventajada de Morena. Las razones políticas motivadas por los intereses políticos.

*

Mientras desde El País se alentaba a la jauría mediática en nado sincronizado para que la cogiera en contra de Delfina, el presidente López Obrador la ensalzaba en la popular “Mañanera” y se refería a ella una vez más como “una mujer honesta y sencilla” dándole el espaldarazo que envía señales claras, sobre todo, a los dirigentes y militantes de Morena que la ven como alternativa para la gubernatura mexiquense. El daño político fue cero.

*

No hay representante de organismo empresarial mexiquense que sea tan hiperactiva como la recién ratificada presidenta del Consejo Coordinador, Laura González. Desayuna, come y cena política. Sus esfuerzos por llevar los intereses que representa a la agenda pública parecen inagotables. Subsecretaria en Desarrollo Económico durante la gubernatura de Eruviel Ávila, pasó por la puerta giratoria al sector público. Su paso por la administración pública fue determinante para que se consolidara como una protagonista en la reforma -disputa- del acariciado DUF.

*

La diputada Ana Lilia Herrera tiene suficientes méritos para que se le considere como la aspirante mujer a la candidatura priista a la gubernatura más aventajada. Y es que no solo es su trayectoria sino los grupos e intereses que la están impulsando, en su mayoría los mismos que hicieron a José Antonio Meade candidato a la presidencia de la república. En otras palabras, su fuerza no solo es ella, sino también quienes andan a su alrededor.