Skip to content Skip to footer

Se dice que

Lo que los videgaristas, Aristóteles Núñez y Osvaldo Santín hicieron en el SAT, fue un verdadero atraco a la nación. Entre ambos condonaron impuestos por más de 143 mil millones de pesos a un puñado de grandes empresas

En nombre del senador Eruviel Ávila, su asistente en cuestiones de comunicación, Miguel Ángel Ramos, hizo contacto con la columneja para dar su versión sobre el supuesto asalto al domicilio del exgobernador en Interlomas. Lo negó bajo el argumento de que la versión es falsa. No aportó otro elemento más que el de su dicho que, obviamente, tiene derecho a expresar y, nosotros, la obligación de escuchar y publicar. No negó ni confirmó que don Eruviel se hubiera mudado de Ecatepec a Huixquilucan, “no lo sé” -dijo-.

*

La historia de Sinaloa y su gobernador, Quirino Ordaz, bien podría ser spoiler del guion 2023 del Estado de México y Alfredo del Mazo. El paralelismo no podría ser mayor. La relación entre AMLO y Del Mazo es tan cercana o más que la de Quirino. Las posibilidades de que López Obrador invite a del Mazo a integrarse a su gobierno cuando termine su mandato en el Estado de México, son reales. Cierto, Alfredo no es Quirino, ni los grupos que les respaldan son los mismos, pero es probable, todo dependerá del resultado electoral.

*

Lo que los videgaristas, Aristóteles Núñez y Osvaldo Santín, hicieron en el SAT fue un verdadero atraco a la nación. Entre ambos condonaron impuestos por más de 143 mil millones de pesos a un puñado de grandes empresas. No lo hicieron gratis. Los dos son sujetos a investigaciones y, no sería una sorpresa que terminaran en prisión. Lo saben, lo presienten, quizá por ello al dúo puede declarárseles prófugos, de la opinión pública para empezar. Están escondidos, antes en su ego, hoy en su miedo. ¡Bribones!

*

Conocedor como pocos de políticos en activo de los intríngulis de las formas en ejercicio del poder, Ernesto Nemer ha optado por jugar, como dicta el librito, con institucionalidad total y lealtad absoluta. El secretario General de Gobierno entiende que, si alguna oportunidad hay de que sea candidato del PRI, no es por sí mismo, sino por lo que su jefe político decida, y en sus manos se ha puesto. 

*

Uno es el discurso de la discusión política y otro el de la realidad. En la calle, en las vidas cotidianas, están presentes todos los signos de reactivación a pesar de la pandemia que se resiste a terminar. Los comercios han vuelto a abrir, la gente ha abandonado el aislamiento, pocos, muy pocos, siguen guardados en casa. Son la excepción. El debate, la polémica, del regreso o no de los niños a clases presenciales a las escuelas, además de hipócrita es un tanto idiota. Tan expuestos están vagueando y reuniéndose con sus amigos en espacios cerrados, que en las aulas.