Skip to content Skip to footer

Se dice que

De los 39 empleados del Órgano Interno de Control de la Universidad Autónoma del Estado de México, 14 han caído enfermos contagiados de covid. Es obvio que las medidas sanitarias en el edificio administrativo no han sido muy eficaces

Hace tiempo que Toluca no estaba tan mal. Casi nada funciona bien. La ciudad está muy fea, no parece la capital del estado con la segunda economía más fuerte del país. Ni hablar de sus pueblos, pobres entre los pobres. Con el PAN, Juan Rodolfo fue un alcalde mediocre. Con Morena, ha sido insufrible. Reparar todo lo que ha estropeado costará mucho y tardará años.

*

De los 39 empleados del Órgano Interno de Control de la Universidad Autónoma del Estado de México, 14 han caído enfermos contagiados de covid. Es obvio que las medidas sanitarias en el edificio administrativo no han sido muy eficaces. Afortunadamente, hasta ahora no se ha reportado ningún caso con consecuencias graves.

*

Está confirmado. La residencia de Interlomas que el exgobernador Eruviel Ávila habita con su esposa María Irene Dipp y su pequeño hijo Juan Pablo, sí fue asaltado recientemente. El robo se dio cuando no había nadie en casa. Los ladrones -presumiblemente integrantes de una banda de colombianos-, se llevaron millones de pesos en joyas, electrónicos y dinero en efectivo. Desconcertante que el actual senador haya intentado negarlo, peor aún desvirtuar el hecho como una noticia falsa. Sus razones tendrá, pero es claro que nadie está a salvo de la inseguridad.

*

Quien haya escuchado el discurso de Enrique Vargas en la reciente reunión con liderazgos panistas en su rancho de Huixquilucan entenderá que la coalición con el PRI para la elección de gobernador en 2023 si no muerta, está en terapia intensiva. Aunque política nada es… hasta que es, “Va por el Estado de México” está estirando la patita. Ahora lo interesante será observar las bases de la negociación para una alianza temporal en la Legislatura local. Divorcio en puerta por incompatibilidad de caracteres.

*

Durante los últimos 21 años Mauricio Ramírez Rosaldo ha administrado los organismos públicos de agua potable de Toluca, Cuautitlán y Tlalnepantla y, por lo que se ve le ha ido muy bien. A lo que se dedica deja mucho dinero, es obvio. Su casa en Cacalomacán es muy grande y bonita. Parece más la residencia de un empresario que de un servidor público. Hasta ahora la vida de Mauricio en San Miguel Zacango parecía apacible, pero ya no es así. Algunos de sus vecinos están que trinan contra él, le acusan -sin más pruebas que su dicho, al menos hasta ahora- de usar sus influencias para evitar el desarrollo en las colindancias de su hogar. Abuso de poder, señalan. Esperemos el desenlace.