Skip to content Skip to footer

Se Dice Que…

Se Dice Que…

El Estado de México tiene mas diputados federales que ninguna otra entidad del país, 65 en total entre todos los partidos, pero si se checan sus currículos, ni uno sólo es experto en temas energéticos, sería imposible que por sí mismo tuvieran una opinión con conocimiento de causa. Pero realmente al poder poco le importa la opinión de esos legisladores, únicamente le importa su voto.

*

Si realmente vivieran en democracia representativa, los diputados federales tendrían la obligación ética de presentarse en sus respectivos distritos y explicar cara a cara a sus representados, porque votaron, como votaron y asumir las consecuencias de su conducta sean buena o malas. No pueden seguir actuando desde la oscuridad.

*

Los 38 diputados federales del PRI han actuado como robots, auténticos soldados del presidente hacen lo que sus jefes políticos les dicen que hagan, igual los 6 de PAN, los 2 del Verde y los otros 2 de PANAL. Los 15 del PRD son un relajo de bribones y mustios, que posan para la foto pero a la hora de votar se ausentan. El diputado del PT y del Movimiento Ciudadano han sido igual de irracionales que los del PRI, pero en contra.

*

Por esas curiosidades del sistema, mezquindades e intereses de la política, podría decirse que por primera vez en su historia el Estado de México tiene 5 senadores, Ana Lilia Herrera, del PRI por el principio de mayoría relativa; María Elena Barrera, también de mayoría por el Verde; Alejandro Encinas, de primera minoría del PRD; Armando Neyra, del PRI, y Luis Sánchez, del PRD, de lista nacional. Igual que los diputados, tampoco ninguno es experto en temas petroleros, aunque sus posturas en el debate fueron un tanto mas claras e informadas, particularmente la de Encinas. Ellos también tendrían que regresar a su estado y hablar de lo que hacen y por que lo hacen, 4 de los 5 aspiran a la gubernatura, el que ya está más allá del bien y el mal es el líder cetemista Neyra.

*

Consumadas las llamadas reformas estructurales, laboral, fiscal, telecomunicaciones y energética, tendría que entenderse que no hubieran sido posibles sin el voto de los diputados y senadores del Estado de México. El juicio de la historia espera, aunque es un hecho que todos recibirán recompensa de sus respectivos partidos.