Skip to content Skip to footer

Se dice que

Nadie podría negar los esfuerzos por reducir la criminalidad, pero tampoco podría estar satisfecho con los resultados.

Un par de exalcaldes priistas de Metepec –ambos ligados al “Chilorio Power”–, participan orgánicamente, encargados de la relaciones políticas y gestión de permisos, en el llamado “Cártel Inmobiliario” amasando una absurda fortuna a costa de la viabilidad ambiental en el llamado pueblo mágico. Su negocio, soportado en el tráfico de influencias, se ha extendido a otras entidades. Encontraron las condiciones para incubarlo en Querétaro donde actualmente construyen un par de fraccionamientos de lujo.

*

No son los únicos metidos en el negocio, hay exgobernadores con su parentela, ex secretarios del gabinete, ex diputados, magistrados y ex magistrados del Poder Judicial y hasta notarios. Sin ellos de su lado muy pocos se atreverían a arriesgar inversiones. Su mano está presente en todo desarrollo inmobiliario comercial y habitacional. Son los reyes del negocio, no solo en Metepec, están en todas las zonas mexiquenses de alta plusvalía.

*

Nadie podría negar los esfuerzos por reducir la criminalidad, pero tampoco podría estar satisfecho con los resultados. Las buenas intenciones no son suficientes para resolver un problema tan grave como el de la inseguridad pública. Un dato es muy revelador, todos los días siguen cometiéndose un promedio de 20 asaltos en el transporte público. Muchísimos. La población vulnerable es la más afectada con esa modalidad. Les roban sus pocas pertenencias y el dinero con el que van al día. El gobernador tiene con ellos, que representan la mayoría, una gran deuda. Prometió que iba a resolverlo y no lo ha hecho.

*

Se fueron Gabriel O´Shea y Fred Rescala y las cosas empeoraron en el sector Salud del Estado de México. Al nuevo secretario, Francisco Javier Fernández Clamont, la burocracia administrativa le ha reducido a figura decorativa. Qué tan mal estarán las cosas que algunos de sus subordinados como Hiroshi Gorozpe Tanamachi –director de recursos materiales en el sexenio anterior–, tienen más poder de decisión que él mismo. Eso explica muchas cosas.

*

El gobierno federal prepara una sacudida de toda su estructura de representación en el Estado de México. Sobran dedos de la mano para contar a los delegados que han aprobado las evaluaciones, la mayoría de perfiles técnicos y políticos muy pequeños. Faltan pocos meses para la consulta de revocación de mandato y los buenos resultados serán fundamentales para que el presidente sea ratificado. La 4T no podía seguir soslayando el problema, era darse un tiro en el pie.