Ícono del sitio AD Noticias

Se dice que

se-dice-que

Una y otra vez se repite en la conversación de la clase política y empresarial la idea de que el dinero que tiene Juan Armando Hinojosa es de Enrique Peña Nieto. Si no todo, una buena parte sí. Es su prestanombres, afirman con aires de seguridad, pero sin sostener su dicho con evidencias. Juan Armando no era nadie antes del año 2000, tenia apenas una pequeña oficina en la calle de Rayón en el centro de Toluca donde operaba una comercializadora para venderles a sus amigos en el gobierno a cambio de una comisión. Con Montiel dio el primer paso a la construcción de obra pública, pero los grandes negocios los hizo con Gerardo Ruiz Esparza y David López. Facturó miles de millones de pesos, quizá mas de 60 mil, en los 6 años de Montiel, 6 de peña en la gubernatura y 6 mas en la presidencia. 18 años de oro. No es una sorpresa que allá aparecido primero en los “Papales de Panamá” y ahora en los “Papeles Pandora”. Fue de tal volumen la transferencia de recursos públicos a sus cuentas que de alguna forma tenía que intentar ocultarlos. La 4T ha fallado resistiéndose a investigarlo lo que ha alentado las versiones sobre un posible pacto de impunidad con Peña y su supuesto testaferro.

*

Carlos Peralta, el heredero de IUSA, nació rico. Saber que tiene muchísimo dinero no es novedad. Fue uno de los socios y protectores de Raúl Salinas, con quien hizo  muchos negocios. El origen de su fortuna es público y sabido. No es tampoco la primera vez que se sabe que ha sacado dinero el país para evitar el pago de impuestos. Su hijo, Pablo Peralta, secretario de Desarrollo Económico del gobierno estatal, nada tendría que ver en el asunto. Es un exceso tratar de estigmatizarlo por los asuntos de su padre.

*

Otro, verdaderamente bribón, es Arturo Montiel junior. Todo su dinero lo ha hecho al amparo del poder y las relaciones de su padre. Se hizo rico traficando influencias en la compra venta de tierras para la construcción de fraccionamientos. San Dimas, en San Antonio la Isla, y Providencia, en Metepec, son dos buenos ejemplos. Arturo “el gordo” o “luismiguelón”, como suelen llamarle con sorna sus muy amigos, es todo un caso.

*

Fernanda Castillo ha dado sin demora las explicaciones sobre los fideicomisos en los está mencionada en los “Pandora Papers”. Fue creados en 2004, 10 años antes de  contraer  matrimonio con Alfredo del Mazo y 13 antes de que  su esposo fuera gobernador del estado. Castillo proviene de una familia con mucho dinero, dueña original de lo que hoy es Polanco. Ahora deberá informar si ha pagado o no sus impuestos.

*

A punto de cumplir 2 años al frente del Poder Judicial nada ha mejorado en los tiempos de Ricardo Sodi. En la estadística toda camina peor y, en el mejor de los casos, sigue igual que antes de que llegara a la presidencia de Tribunal Superior de Justicia y el Consejo de la Judicatura. No hay mejor justicia, ni menos corrupción. Parecía, de acuerdo al discurso, que el magistrado presidente quería, pero es obvio que no ha podido, aunque en su comunicación oficial todo sea idealizado y color de rosa.       

Salir de la versión móvil