Skip to content Skip to footer

Se dice que

Mario Delgado mantiene un acuerdo político desde 2017 con el GAP. Desde entonces opera ese pacto

Raymundo Martínez arrancará como un alcalde fuerte. Tiene una base social y la élite le apoya. Es un político bien estructurado que entiende que no hay espacio para la abulia, la incompetencia y, menos, para la corrupción. El tiradero que le deja la administración saliente es terrible, la destrucción de bienestar es profunda y el daño financiero muy serio. Las expectativas sobre el nuevo gobierno son altas, pero siendo realistas el avance en términos de desarrollo será mínimo casi imperceptible. Serán tres años dedicados a poner orden. El análisis sobre su ADN político es tan ocioso como inútil. Si es eruvielista, delmacista o chuayffetista, es lo de menos. Raymundo es raymundista, ojalá sea también toluquista.

*

Mario Delgado mantiene un acuerdo político desde 2017 con el GAP. Desde entonces opera ese pacto. Fue así como se incorporó en calidad de vocero a la campaña de Delfina Gómez por la gubernatura. A nadie con información elemental debería sorprender que el Grupo de Acción Política, que dirige el senador Higinio Martínez, sea entonces el que más se ha fortalecido desde que Mario tiene la presidencia nacional de Morena. Pero sería de una ignorancia supina creer que Mario colocará al próximo candidato a la gubernatura. Es mucho más complicado que eso.

*

Cuando a Marco Antonio Rodríguez, el hombre que gobernará a partir del próximo año el municipio con la segunda economía más rica del Estado de México, le preguntan con quién se siente agradecido por su ascenso a la alcaldía de Tlalnepantla, sin chistar responde: “al gobernador y a Elías Rescala”. En su valoración personalísima, sin el apoyo de ambos nada le hubiera sido posible. Sobre su relación con Ulises Ramírez dice que nada queda, que se acabó. Del PAN solo mantiene un buen recuerdo y agradecimiento a los militantes que votaron por él, pero ningún compromiso con sus liderazgos. No hay que perderle de vista, será una pieza importante en el trazo del PRI rumbo al 23.

*

Fernando Vilchis se ha consolidado como la tercera vía de Morena en el Estado de México. A los grupos tradicionales que controlan los órganos de dirección de ese partido no les gusta nada cómo el alcalde de Ecatepec ha crecido políticamente y lo ven como serio adversario. Les pone todavía peor su relación con la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum. Intentarán destruirlo desde dentro de su propio partido en colaboración con sus adversarios naturales de afuera.

*

En política, Yeidckol Polevnsky es una mula muy cuereada. Una mujer con amplísima experiencia, templada al calor del conflicto permanente. Se equivocan quienes la dan por muerta o descarrilada a partir de la sanción reciente que le ha impuesto la Comisión de Honor y Justicia suspendiéndole temporalmente sus derechos políticos. No es cosa juzgada, es un litigio en curso que muy probablemente ganará la diputada en funciones. Prudencia.