Skip to content Skip to footer

Se dice que

Las probabilidades de que la alianza “Va Por el Estado de México” se mantenga y presente candidato a gobernador en 2023 cada vez son menores

El saldo de los gobiernos municipales de Morena en el Estado de México es terrible. En la mayoría de Ayuntamientos bajo su control entrega muy malas cuentas, peores que las que antes dieron PRI o PAN. Una verdadera deshonrá para la izquierda. El juicio popular fue dado en las urnas en junio pasado. El grupo que controla aquí los órganos de dirección de ese partido es impresentable, no es un exceso que al morenismo mexiquense se le considere de lo peores en todo el país, salvo honrosas excepciones.

*

Las probabilidades de que la alianza “Va Por el Estado de México” se mantenga y presente candidato a gobernador en 2023 cada vez son menores. Aunque falta mucho trecho por recorrer, no se ve cómo podrán ponerse de acuerdo PRI y PAN. Parece inimaginable un escenario donde la figura fuerte del panismo, Enrique Vargas, decline. Más improbable aún, que el PRI ceda la candidatura a un externo. El PRD no cuenta, su participación es testimonial.

*

Una vez más el nombre del secretario de Desarrollo Social, Erick Sevilla, regresa a la conversación política. Ahora como fuerte candidato a la presidencia del Comité Directivo Estatal del PRI, ante la inminente salida de Alejandra del Moral. Hay quienes creen posible y estratégico un enroque entre ambos, lo que colocaría a la señora Del Moral en la antesala de la candidatura.

*

Para el relevo priista alienta la idea de enviar a la secretaria General a un delmacista puro como el joven secretario de Desarrollo Urbano y Obra, Rafael Díaz Leal, o al director del Sistema de Radio y Televisión Mexiquense, Rodrigo Jiménez Sólomon. El devaluado diputado federal Gustavo Cárdenas podría ocupar solo así la presidencia. ¿Será?

*

El viejo lobo de mar Maurilio Hernández políticamente se ha devorado al joven Elías Rescala en el proceso de negociación y aprobación del presupuesto 2022 del Estado de México. Maurilio tiene tomado por la solapa a Elías y le ha impuesto condiciones. A la propia bancada panista no le ha gusta la forma en que sus aliados priistas intentan llegar a un acuerdo. Todo hace pensar que sucederá lo mismo que el presupuesto anterior, saldrá hasta enero; dejando mal parado a Elías, quien se había comprometido con el gobernador Del Mazo a tenerlo firme a más tardar el 15 de diciembre.