Skip to content Skip to footer

Se dice que

No hay que perder de vista a Rodrigo Jarque Lira para muchos el integrante más talentoso del gabinete de Alfredo de Mazo

La jauría está iracunda. Todo quien escape a su control es enemigo. Se creen los amos y señores del Estado de México, pero deberían mirarse al espejo y descubrir que su poder es una quimera, no existe. Sus miradas rabiosas están puestas ahora sobre el exitoso alcalde de Ecatepec, Fernando Vilchis, de los pocos buenos de Morena en el Edomex. Quieren destituirlo, aniquilarlo. Quizá porque le tienen miedo, le ven posibilidades reales de encabezar un movimiento popular que por fin cambie el estado de cosas que tanta injusticia y miseria ha producido durante los últimos 70 años en una entidad tan rica como esta.

*

No todos los municipios en crisis financiera estuvieron mal gobernados los últimos tres años, hay notables excepciones donde se hicieron las cosas lo mejor posible a pesar de la escasez de recursos. Hay que decirlo, la inanición que padecen fue inducida selectivamente desde el Palacio de Gobierno en Toluca. Fue una estrategia para estrangularlos, dejarlos sin loqueo y exhibirlos como incapaces. Hay que aprender a distinguir. No todos son iguales.

*

No hay que perder de vista a Rodrigo Jarque, para muchos el integrante más talentoso del gabinete de Alfredo de Mazo. Su desempeño está tan bien calificado que muchos creen que podría ser un secretario de Finanzas transexenal, quedarse en el cargo en la siguiente administración sin importar la fuerza política que gane la elección.

*

Tanto ha crecido el secretario de Finanzas que se habla del interés de Movimiento Ciudadano para ofrecerle la candidatura a gobernador en 2023. Jarque tiene el perfil de los candidatos que MC sabe gustan al electorado de hoy. No parece una idea descabellada, sería muy competitivo.

*

El diputado morenista de Texcoco, Nazario Gutiérrez Martínez, presidente de la Comisión de Transporte en la legislatura local, es un personaje… enigmático, por decirlo suavecito, sobre el que debería la gente preguntarse ¿de dónde salió? y ¿a quién sirve?, sobre todo ahora que en la agenda pública se podrá a discusión un nuevo aumento a las tarifas del transporte. Sabido es que tiene intereses en ese negocio, que nada de ilegal tendría, pero sí lo coloca en un conflicto de intereses. ¿Primero el negocio o los usuarios? He ahí el dilema.