Skip to content Skip to footer

Se dice que

Nadie duda de la honorabilidad y las buenas intenciones de Miroslava Carillo, pero hasta hoy no ha atrapado a un solo pez gordo.

El hackeo de las cuentas de WhatsApp de personajes de la sociedad política mexiquense es el deporte de moda. Recientemente, a un par de diputadas les pasó, pero son decenas quienes han padecido el robo de identidad electrónica que ciberdelincuentes hacen para cometer fraudes. Uno de los primeros fue el senador de Morena, Higinio Martínez, a quien pocos creyeron cuando lo denunció, pero está más que probado que lo decía entonces era cierto.

*

Es prácticamente un hecho que el PAN propondrá en Hidalgo a la diputada priista Carolina Viggiano como candidata de la alianza a la gubernatura. Un golpe maestro de Alejandro Moreno y Rubén Moreira –esposo de Carolina– para derrotar al gobernador saliente y su grupo, Omar Fayad.  Esa estrategia por supuesto que es un gran aliciente a las aspiraciones de Enrique Vargas, quien continua colocado como aspirante mejor posicionado de “Va Por el Estado de México”. Si el PAN cedió en Hidalgo, justo sería que el PRI lo haga en el Estado de México, dirá con toda razón el diputado Vargas.

*

Nadie duda de la honorabilidad y las buenas intenciones de Miroslava Carillo, pero hasta hoy no ha atrapado a un solo pez gordo. Se han ido 125 alcaldes, muchos de ellos con desempeños lamentables, y no se les ha tocado ni un pelo. El Órgano Superior de Fiscalización no pudo combatir la gran corrupción en los gobiernos municipales tan ostensible como el sol. Da la impresión, lamentablemente, que el pacto de impunidad sigue vigente. Ojalá la auditora superior nos tape la boca con hechos.

*

 La Estafa Maestra dará una nueva sacudida en la Universidad Autónoma del Estado de México. La judicialización del expediente está en fase final y tendremos a los primeros caídos. Algunos tendrán que reparar el daño, devolver millones de pesos. Lo peor de todo será el escarnio público al que serán expuestos como culpables. No, no es asunto concluido como se ha querido hacer creer.