Skip to content Skip to footer

Se dice que

En el Poder Judicial las cosas son lentas, absurdamente lentas. Justicia que demora no es justicia

La cachorriza está activa y empoderada. Los juniors de la élite avanzan en los negocios, la política y el servicio público. El apellido les franquea el paso, les facilita ciertamente las cosas en construcción casi dinástica. Generalizar es de cretino, no todos son iguales. Hay quienes han avanzado con esfuerzo y mérito. En el oficialismo sí, pero también en la derecha y la izquierda. Sigámosles la pista.

*

En el Poder Judicial las cosas son lentas, absurdamente lentas. Justicia que demora no es justicia. No hay personal suficiente, los juzgados están saturados. Hoy está peor que antes, la esclerosis procesal revictimiza. Lo único expedito es la prestancia para el protocolo, para la foto de sociales y la propaganda ramplona.

*

La sucesión en la Facultad de Derecho de la UAEMex está en marcha. Los grupos que han controlado por años ese semillero de la clase política mexiquense señalan y palomean. Pretenden decir, una vez más, quién sí y quién no. El sector estudiantil será quien rompa esta ocasión el cerco, la manipulación.

*

Estamos en marzo y no se ha judicializado ni uno solo de los casos de corrupción de los Ayuntamientos anteriores. Las tronantes declaraciones de los alcaldes entrantes ha sido solo retahíla mentirosa. Los pillos de ayer comen bien, descansan bien y duermen. Se saben impunes. El pacto de impunidad está ahí.

*

El senador Higinio Martínez hace lo que la ley permite. Viejo lobo de mar no pierde oportunidad para acarrear agua a su molino. Quizá nunca en su añosa trayectoria política había trabajado tanto como hoy. Tiene la convicción de que realmente puede y construye.