Skip to content Skip to footer

Se dice que

Movimiento Ciudadano tiene como estrategia en el Estado de México recargarse en un outsider, quizá algún líder empresarial o académico

Delfina Gómez es una buena persona. La frase se repite con sinceridad en la clase política. Hasta sus adversarios reconocen su don de gente. Pero para ser estadista o andar en las cosas del poder se requiere mucho más que esa cualidad. A la profesora le falta malicia, podría decirse que es cándida y eso en política puede ser mortal. Precisamente su bonhomía es la que la ha metido en problemas en su trayectoria política, lo vivales que le rondan la han engañado y abusado de ella. Vaya absurdo, justamente lo que la política necesita con urgencia es gente buena.

*

Quizá no haya mexiquense en el que el presidente confíe más que Horacio Duarte. Hay pública constancia de ello. Delfina y Horacio son, sin duda, la dupla de AMLO y la 4T para el Estado de México. Cualquiera de los dos tendría el beneplácito del líder. Algo que distingue a Horacio es su prudencia, no es un ambicioso que esté desbordado por la candidatura. Aceptará el rol que se le asigne sea de 1, de 2 o de 10. Horacio le coordinó la campaña la elección pasada a Delfina, es probable que vuelva a hacerlo o viceversa.

*

Movimiento Ciudadano tiene como estrategia en el Estado de México recargarse en un outsider, quizá algún líder empresarial o académico, un hombre de la llamada “sociedad civil”. Podría ser también algún personaje inconforme de otro partido. En lo que se define, ha decidido enviar a promocionar la marca a Juan Zepeda, conocido en Neza, pero no más allá. MC se está cotizando.

*

Por alguna extraña razón que solo se explica desde el razonamiento político, el apoyo que el nuevo gobierno de Toluca esperaba del gobierno estatal, no ha llegado. Y quizá no llegue. Algo pasó, que la relación de cooperación para el rescate de la capital quedó solo en amigable conversación. El nuevo ayuntamiento no ha recibido ayuda financiera que es lo que más le urge. Ha tenido que arreglárselas solo. Van apenas 4 meses  y el alcalde ya no siente lo duro, sino lo tupido. Ahora sí, que con esos amigos ¡para qué quiere enemigos!

*

Al gobernador Alfredo del Mazo le falta todavía andar un cuarto del periodo para el que fue electo. Podrá sonar como que es poco, pero son 18 meses muy buenos para cerrar bien y mejorar el balance. Es claro que su fuerte es el desarrollo económico, específicamente la atracción de inversiones. Por lo que se ve los grandes capitales confían y aprueban su gestión. Veremos.

*

No olviden, próximo jueves en el Conversatorio AD el alcalde de Coacalco, David Sánchez Isidoro. Mucho de quién hablar. Hagan sus preguntas y envíenlas. Transmisión en vivo y en directo, empezamos a las 7 de la noche.