Skip to content Skip to footer

Se dice que

Cuando se analizan los perfiles de los relevos en el Comité Directivo Estatal del PRI inevitablemente se concluye que la crisis de talento es profunda

Ontario, Canadá.- Casi medio año después, por fin se han ido los fríos. El buen clima ha traído la felicidad a este país que se alegra con los colores de la primavera y siembra tulipanes por todos lados. De las temperaturas bajo cero se ha pasado a termómetros con 30 grados centígrados. Aquí todo cambia, ritmo y dimensión.

*

Más republicano, democrático y transparente será que el presidente del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado de México, Ricardo Sodi, rinda cuentas a los contribuyentes mexiquense sobre las motivaciones político-ideológicas, costos y utilidad pública de su puntada editorial “Ordenanzas de Carlos III”, que presentó con absurdo boato en el Castillo de Chapultepec. ¿De qué diablos sirve eso a la justicia por la que claman millones? Lo que es no tener qué hacer.

*

Cuando se analizan los perfiles de los relevos en el Comité Directivo Estatal del PRI inevitablemente se concluye que la crisis de talento es profunda. Los mismos de siempre o perfiles de medio pelo. Para consuelo del  tricolor el mal no es endémico, lo padecen todos los partidos y, algunos, peor. La política está en manos no de los mejores, ni de los mas comprometidos, ni de los más hábiles. Por eso estamos como estamos.

*

Parecería que el fiscal, José Luis Cervantes, y el secretario de Seguridad, Rodrigo Martínez-Celis, han tomado la decisión de combatir por fin a la organización criminal de “La Familia”, que desde hace más de una década tiene sometida a Tierra Caliente y algunos otros municipios del sur del Estado de México. Eso explica la violencia reciente en esa zona. Si así es, qué gran noticia.

*

Tiene toda la razón la alcaldesa de Valle de Bravo, Michell Núñez, cuando alza la voz para alertar el abandono al que se ha condenado al sur del Estado de México. Todas las condiciones sociales, económicas y políticas para la revuelta están allí y solo ha sido contenida por la inconmensurable calidad humana de su gente; gente aguerrida, pero buena. No hay más tiempo para el cambio, 2023 es la ultima oportunidad.