Skip to content Skip to footer

Se unen comerciantes vs. inseguridad

Con varios casos de secuestro, extorsiones y robo con violencia a cuestas, comerciantes de las Centrales de Abasto en el Estado de México anunciaron un esquema de blindaje para evitar ser el blanco de la delincuencia que azota la entidad.

A través de la Confederación Nacional de Agrupaciones de Comerciantes de Centros de Abasto (CONACCA), empresarios y locatarios de la entidad emprendieron un esquema de pláticas, orientaciones y medidas preventivas con el Ejército, La Marina, la PGR y la policía estatal para inhibir la presencia del crimen organizado sobre su patrimonio, así como la instalación de Cámaras de Video Vigilancia en todos los centros de venta al mayoreo.

Arturo Salvador Hernández Martínez, presidente de la CONACCA y líder de la Central de Abasto de Ecatepec, admitió que a nivel nacional se tiene un registro de 18 secuestros sobre comerciantes de diversas partes del país pertenecientes a su organización, así como la comisión reiterada del delito de extorsión.

“Lo que estamos llevando son cursos y pláticas a las centrales de abasto para la prevención del delito, esto con la Comisión Nacional de Seguridad. Extorsiones a los transportistas, teníamos ese problema hasta hace 3 años, pero con esas reuniones donde van el Ejército, la Marina, PGR, policía municipal y estatal, y ha ahuyentado mucho a esos delincuentes”, dijo el presidente.

La prioridad en materia de seguridad, reconoció Hernández Martínez son las centrales de abasto en el Estado de México, donde los locatarios gastan hasta 500 Mil pesos al mes sólo para temas de seguridad interna, independientemente que la instalación de cámaras de video vigilancia cuesta arriba de 5 Millones de pesos.

“Es una recomendación que le estamos haciendo a todas las centrales de abasto porque ante la delincuencia las ventas y el autotransporte son factores de riesgo ante los secuestradores y extorsionadores”.

El líder de los comerciantes de centrales de abasto informó que junto con el Estado de México, Jalisco, Michoacán, Colima y Morelos son las entidades de mayor riesgo para su actividad.