Skip to content Skip to footer

Toluca, pretextos pero no logros

Toluca, México, 1o de febrero de 2019. A Toluca se le acaban la ideas. No sólo al equipo, a la ciudad misma. Hay recursos, somos la segunda ciudad con mayor infraestructura industrial pero no logramos ser un referente nacional. El Deportivo Toluca tiene los refuerzos de los mejores equipos sudamericanos y no somos referente en la Liga. Algo pasa. 

Hoy se recibió la visita Cruz Azul, un equipo al que también se le complica ser grande, hay pretextos pero no logros, no aparecen. 

El partido comienza con un duelo inevitable de las hinchadas. La gente de Cruz Azul vino en buen número. Su barra, la Sangre Azul, ha tenido una reestructuración; su directiva los ha sangrado. Gritan, cantan, hacen su juego; un telón cubre la zona de Sombra preferente, en ésta, personas de muchos oficios se representan: “acá jugamos todos”. 

Toluca padeció lo mismo que en los últimos tres partidos: juego bonito, intención e imprecisión. No se le da. Tiene dos 9’s y ningún gol. Cruz Azul tuvo una de peligro y la metió. William da Silva sale por lesión, entra Gigliotti. Nada funciona. 

Esta gente se desespera, es exigente, abuchea, sabe que los jugadores no hacen a la institución: “Acá jugamos todos”.  Minuto 66, Mora empata el marcador.  Otra vez no lo marcó un delantero, Adrián Mora lo empata. Y claro, al minuto 70 suena el “Matador”, canción que se ha convertido en himno de la ciudad, “Señores, yo soy del Rojo desde la cuna”.  El estadio es una locura. Si no pueden ustedes, lo hacemos nosotros: “Acá jugamos todos”. 

El partido terminó con puntos divididos. Toluca sigue sin dar ese paso extra. Demuestra pero no ofende. La visita a León es clave. Ser o dejar de ser. Acá jugamos todos.