Skip to content Skip to footer

Tras atentado, locutor deja Luvianos

Tras el atentado que sufrió y que dejó como saldo el deceso de su hijo Juan Diego, de 12 años, Indalecio Benítez, locutor y titular de la estación de Radio Calentana Comunitaria que trasmite desde el municipio de Luvianos por la frecuencia 98.1 FM, optó por salir del Estado de México.

“Estoy en la estación de autobuses de Observatorio, me dirijo a un destino que no puedo revelar.

En estos momentos la prioridad es poner a salvo a mi familia”, precisó el locutor la noche del martes.

El titular de Radio Calentana reprochó a los funcionarios de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) su incapacidad para poder entender la dimensión de la problemática de inseguridad que se vive en los municipios de la zona sur del territorio mexiquense, prueba de ello, ratificó, es el citatorio que le mandaron a su hogar para que desde Luvianos se trasladara a Toluca para entrevistarse con algunos funcionarios, petición que de haber atendido elevaría aún más su vulnerabilidad.

“No puedo viajar desde Luvianos a Toluca como cualquier persona”, dijo Benítez el pasado lunes, tras dar a conocer el documento que le envió a su hogar la PGJEM. Ya para las 21:30 horas del martes, Benítez narró que unas horas antes había salido a “escondidas” del municipio de Luvianos y que su familia había hecho lo mismo pero por otra vía, pues sabía perfectamente que si él estaba con ellos, las personas que lo quieren matar podrían volver a herir a sus seres queridos como lamentablemente ya había sucedido con su hijo Juan Diego.

Indalecio Benítez precisó que con ciertas reservas y precauciones Radio Calentana Comunitaria seguirá operando y adelantó que en las próximas horas podría estar solicitando asilo en alguna embajada para así poder garantizar su integridad.

La madrugada del pasado sábado, Indalecio Benítez, junto con su familia, regresaba a su hogar a bordo de un vehículo cuando fue interceptado y atacado por un comando de cuatro sujetos encapuchados.

Tras disparar y matar a su hijo, los sujetos ingresaron al hogar de Benítez y amenazaron a sus padres y se retiraron sin que ninguna autoridad lograra detenerlos, pese a que hay una base militar cerca de la vivienda.

 

* Con información de Quadratín