Ícono del sitio AD Noticias

Velan a “El Chayo” en Morelia

Nazario Moreno González, alias “El Chayo”, uno de los líderes y fundadores del Cártel de Los Caballeros Templarios, está siendo velado el día de hoy en Morelia, Michoacán sin presencia policial o militar.

De acuerdo con la agencia Quadratín, su hermana y sus sobrinas  acompañan el cuerpo de “El Chayo” desde ayer que, seis días después de su ejecución, autoridades federales hicieran entrega del cadáver.

Hoy, Nazario Moreno es velado en la funeraria Santa Cruz, ubicada en una zona exclusiva de la  Altozano, al sur de la capital michoacana.

Los familiares no han dado alguna declaración de a dónde será llevado el cuerpo. El cadáver fue reclamado el día de ayer por una hermana y dos sobrinas de Moreno González, quienes se sometieron a diversos exámenes de ADN antes de que les entregaran el cuerpo.

El 9 de marzo pasado se dio a conocer la noticia de la ejecución de ”El Chayo”, quien hace poco más de tres años había sido declarado muerto por el gobierno panista de Calderón Hinojosa, cuando era jefe del cártel de La Familia Michoacana, sin embargo, nunca presentó el cuerpo, lo que dio pie a sospechosas.

El capo fue dado por muerto el 9 de diciembre de 2010 en un duro enfrentamiento en la sierra de Apatzingán que dejó al menos cinco policías, tres civiles y tres criminales abatidos.

Según la versión del gobierno de Calderón y de su estratega de seguridad, Genaro García Luna, los delincuentes que acompañaban a Moreno González se llevaron su cadáver, por lo que era imposible presentarlo.

Sin embargo, el domingo pasado, el gobierno de Enrique Peña Nieto eliminó por segunda vez al capo, que mientras estaba “muerto” se dio tiempo para fundar otro grupo criminal aún más peligroso y que sembró el terror en Michoacán: el de Los Caballeros Templarios.

Esta vez, el gobierno dijo sí tener las pruebas, y las presentó.

El cuerpo permaneció dos días en el área forense del Hospital Civil de Apatzingán y después fue trasladado al Servicio Médico Forense, dependiente de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán, con sede en Morelia.

Apenas el 16 de enero pasado, el padre Gregorio López, encargado de la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, adscrita a la Diócesis de Apatzingán, dijo que “Nazario Moreno comió con ‘La Tuta’ [Servando Gómez Martínez] en un rancho que se llama La Cucha, aquí a unos kilómetros de Apatzingán, y el gobierno lo sabía.

Pero había que enfocar, focalizar la mirada en Fausto Vallejo [Gobernador de Michoacán], ese decrépito que vino a visitarnos cuando los jefes más nocivos de la reunión estaban reunidos allá, tal vez hasta con seguridad del gobierno mismo, de la XXI Zona Militar, que recibe nómina de Los Templarios”.

El gobierno de Calderón Hinojosa anunció que “El Chayo” había sido asesinado en un operativo militar en Apatzingán, pero su cadáver no fue recuperado ni mucho menos mostrado a la opinión pública por las autoridades, como sí lo hicieron en la captura o muerte de otros capos relevantes.

(Con información de SINEMBARGO.MX)

Salir de la versión móvil