Skip to content Skip to footer

#VocesSororas: hablan mujeres en el marco del 8M

Jocelyn se considera feminista y cree en la sororidad; explica que las mujeres con las que convive se apoyan. Ella es integrante de la Orquesta Sororidad

Porque las cosas sí han cambiado y porque con ello vienen conocimientos, enfrentamientos, pendientes y, principalmente, cuestionamientos, es importante entender mejor lo que algunas mujeres piensan o sienten a propósito de ellas mismas, del feminismo, del símbolo en el que se ha convertido el 8 de marzo.

Lee: El feminismo no es solo una protesta, es un movimiento social

Por ello, este trabajo recupera los sentires y pensamientos de mujeres de a pie, reales, trabajadoras, mujeres artistas; mujeres que enfrentan la cotidianidad y que cargan a cuestas las trabas y pesos que por tantos años se le han impuesto al género.

Marcela Turati, periodista, dice –en “La guerra me hizo feminista”– que ella comenzó su transformación a partir de su reporteo de la guerra: “la guerra que desde hace más de una década ocurre en mi país”. En su texto, Turati hace alusión a las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez en el 2010, a los y las desaparecidas, de entonces y de la actualidad, a las madres buscadoras, a todo aquello que acontece en nuestro país, en nuestro estado, casi de manera cotidiana.

A Turati la guerra le permitió encontrarse con el feminismo, pero ¿cómo se han acercado o alejado otras mujeres a este movimiento social que está cambiando conciencias?, ¿qué disparadores encontraron las artistas para que sean feministas?, ¿todas se asumen feministas o hay quienes no?

Este proyecto busca dar a conocer qué parte de su proceso las ha marcado y qué piensan de ello. Hay opiniones disímiles, discursos tan diferentes como sus procesos, personalidades distintas; sin embargo, casi en todos los casos, está la convicción de que algo está cambiando y necesita cambiar más.

Aquí se exponen cinco entrevistas a mujeres de diferentes edades y dedicadas a distintas disciplinas artísticas, esperando que el conocimiento de lo que muestran sirva como espejo, como consejo, como enseñanza. Esta es la primera de ellas.

Música

Jocelyn Angulo, percusión femenina que suena fuerte

Jocelyn Lizeth Angulo Trujano se mueve en dos mundos distintos de la música y en ambos, por ser mujer, ha llegado a tener algunas dificultades. Ella, formalmente, se dedica desde hace 14 años a la música; es percusionista sinfónica –egresada del Conservatorio del Estado de México– y baterista, instrumento que la ha llevado más hacia el rock, la música versátil y otros géneros.

Especialmente en lo popular, explica, existe la idea de que por ser mujer, a la batería, “no le pegas fuerte, tocas quedito o te oyes muy niña”, lo que se agrega a la idea de que “porque eres mujer tienes que llamar la atención arriba del escenario”, esto es usar ropa más ajustada, verse más “femenina”, entre otras cosas; Jocelyn comparte que le tocó ser desplazada por otras mujeres que, desde el estereotipo, lucían “mucho mejor”.

Jocelyn se considera feminista y cree en la sororidad; en la práctica, agrega, que las mujeres con las que convive se apoyan, por ejemplo: es integrante de una orquesta que, precisamente, lleva el nombre de Orquesta Sororidad: un espacio de mujeres donde se apoyan y ayudan; aunque reconoce también que en su experiencia sus colegas hombres también la han ayudado e incluso protegido del acoso de otros hombres. Se dice afortunada de tener colegas así, pero sabe que ésto no es una generalidad.

En su trabajo, ella ha aprendido a poner límites y aunque no ha sufrido acoso sistemático sí ha lo ha padecido en alguna ocasión, cuando lo hizo, aprendió también que no debe quedarse callada.

No te pierdas: #25N: un grito contra las violencias hacia las mujeres en Toluca

Jocelyn creció y se formó entre mujeres: su abuela –quien ya falleció–, su madre y su hermana, pero su trabajo con la música popular lo realiza prácticamente entre hombres, por las noches y madrugadas, en bares y ambientes donde circulan las bebidas alcohólicas; a ella, dice, su familia nunca se le pidió que dejara de trabajar, no obstante sí ha aprendido a responder las llamadas y mensajes de su madre o a reportar las placas de los autos que la transportan, así como los nombres de las personas con las que viaja y los lugares donde toca, lo ha hecho desde los 17 años hasta ahora. También ha aprendido a mantenerse en contacto y al pendiente de su hermana quien ejerce su profesión de reportera en condiciones de peligro.

El antes y el ahora

Jocelyn reconoce que las cosas sí han cambiado gracias al “ruido” que las mujeres han hecho para visibilizar las situaciones que padecen, pero sabe que los problemas de acoso y violencia siguen pasando; le apena decir que profesionalmente a las mujeres se les frena mucho, la inclusión, dice, está “de dientes para afuera”, en general, en los entornos laborales, se presumen discursos de igualdad pero no sucede en los hechos.

Transformar desde la música

Además de su participación en la Orquesta Sororidad, Jocelyn participa en un trío llamado La tría, un proyecto desde donde busca llevar un mensaje feminista y de visibilización de los problemas; ahí se acompaña de otras mujeres que comparten las ideas y también buscan comunicar.

Todas somos mujeres

A pregunta expresa, Jocelyn dice que por supuesto se identifica con las mujeres que marchan, que pintan; responde que sí porque todas son mujeres y porque todas han pasado por alguna situación: desde tener miedo por salir tarde del trabajo y que se le acerque alguien –como ella– hasta el feminicidio de un familiar, que no ha padecido pero que trata de entender.

Los pendientes

La baterista considera que las artistas y las mujeres que pueden hacer ruido y visibilizar la situación lo hacen, pero sabe que hay cuestiones de “más arriba”, desde donde las luchas se ven opacadas y frenadas: un cambio real también debe venir de arriba y no ser sólo simulado por razones políticas, dice; añade que también en el caso de las propias mujeres el apoyo y la sororidad debe venir real y desde adentro.

Jocelyn Angulo ha trabajado en la Filarmónica de Toluca y en la Orquesta Sinfónica del Estado de México, actualmente participa en un grupo de Cámara, de jazz, en la Orquesta Sororidad, La Tría, Tributo a Rammsteim y en Congal Tijuana.