Skip to content Skip to footer

¿Y el municipio educador?

La vida está llena de ironías, una de ellas es vivir en un municipio educador donde lo que hay es de todo, menos educación.

 

Resulta que el diagnóstico sociodemográfico emitido por el Consejo Estatal de Población (COESPO) en el 2010, refleja datos muy interesantes; entre ellos, que de los 819 mil habitantes de Toluca, el 94% reside en una zona urbana, mientras que el resto lo hace en zona rural.

 

En la zona urbana es en donde se supone existe la infraestructura necesaria para mejorar nuestra calidad de vida y donde se puede encontrar la mayor parte de opciones educativas, es aquí donde empieza la desilusión. Primero, porqué la población analfabeta ha ido en aumento, de tal forma que el grado de escolaridad en la mayoría de población es de 10 años de estudio; en pocas palabras, el promedio de escolaridad de los toluqueños es de secundaria terminada. Segundo, el número de escuelas en el municipio es de mil 213, que atienden una población de poco más de 310 mil estudiantes, donde no todos son del municipio ya que hay que recordar que, en grados superiores, suelen trasladarse a la ciudad un gran número de estudiantes de otros lugares que pretenden concretar una carrera por ser la capital.

 

Ahora bien, del número total de escuelas es importante analizar lo siguiente: en preescolar se cuenta con un total de 309 escuelas, 280 primarias, 161 secundarias, 112 escuelas de nivel medio superior, 111 escuelas a nivel superior, y 240 de otro tipo; por lo que podemos observar que entre mayor sea el nivel de escolaridad, las opciones de estudiar se van reduciendo considerablemente.

 

Sin duda, los números y el análisis nos lleva a preguntarnos ¿cómo queremos ser un municipio educador sino existen las opciones mínimas para lograrlo?, ya que debería de existir un mayor número de escuelas que, además, sean públicas, pues no podemos dejar de comentar que los colegios privados se han incrementado considerablemente y con la crisis económica que atravesamos es difícil que existan familias que puedan dedicarse a fomentar el estudio teniendo otras necesidades más importantes que resolver. Urge dar a los habitantes de esta capital mayores opciones de estudio, generar más escuelas y más espacios para que la población salga de esos 10 años de escolaridad y se conviertan en un mínimo de 17; es ahí donde los problemas de pobreza, falta de empleo, inseguridad, y los económicos, terminarían, pues teniendo una ciudadanía más preparada, los gobiernos estarían a la altura de sus habitantes, quienes les exigirían y pedirían cuentas de las acciones realizadas. Así que veremos en los próximos meses que tanto es el compromiso de la autoridad por mejorar las condiciones de educación de los toluqueños o si solo quedará en el discurso.

 

 

Twitter: @monicafragoso

Facebook: Mónica Fragoso Maldonado

Email: [email protected]