Skip to content Skip to footer

Yeidckol Polevnsky, envuelta en la polémica

Polevnsky ha vivido en medio de la polémica desde hace unos años y ha sido parte de la guerra interna al interior del partido Morena

Señalada por negarse a dejar la dirigencia nacional, donde permaneció poco más de dos años, la ex candidata a gobernadora mexiquense, Yeidckol Polevnsky ha recibido cuestionamientos por la falta de transparencia en el registro de afiliados y en la integración del padrón de militantes; así como por la ausencia de rendición de cuentas en el manejo de los recursos, y por diversas declaraciones.

También se le ha criticado por haber sido beneficiada por la condonación de 16 millones de impuestos en el año 2013, por parte del SAT, en la administración de Enrique Peña Nieto, donde argumentó un “error” de su contador.

Ella ha asegurado que no manejó recursos y ha negado malos manejos, mientras encabezó Morena


Fiel al presidente Andrés Manuel López Obrador, pero confrontada con varios personajes como Mario Delgado, Ricardo Monreal, Alejandro Rojas, y con desencuentros con Bertha Luján, Tatiana Clouthier, entre otros, también ha sido señalada por generar disputas internas.

Hoy Polevnsky está nuevamente en la polémica porque ha sido denunciada por el Comité Ejecutivo Nacional de Morena ante la FGR.

La acusación es por la presunta comisión de lavado de dinero y daño patrimonial, pues luego de una auditoría a la gestión de Polevnsky se detectó la compra de 39 inmuebles y pagos por 809 millones de pesos, donde se presumen firmas irregulares, documentos presuntamente apócrifos, entre otras cosas.

Ella ha asegurado que no manejó recursos y ha negado malos manejos, mientras encabezó Morena.

Algo que no ha gustado a la militancia de Morena es que después de ser secretaria general de ese partido, y tener funciones de presidenta, entre diciembre del 2017 y enero del 2020, ha expresado su intención de buscar la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional de esa fuerza.

La también empresaria ha argumentado que no sería reelección porque fue electa para ser secretaria general. Algunos morenistas ven una clara intención de mantener el poder y el control en Morena.

Las polémicas

El año pasado tomó un jet privado para viajar a Tamaulipas y, al ser exhibida, argumentó que lo hizo por cuestiones de seguridad, pues había recibido amenazas. Fue criticada por apoyar la candidatura de Miguel Barbosa en Puebla y por declaraciones como “PRIMOR suena mejor que PRIAN”, tras una votación conjunta de las bancadas de Morena y el PRI.

También ha sido señalada por reproches a la diputada federal Tatiana Clouthier, quien hizo algunos comentarios en torno a la guardia nacional. Polevnsky dijo que debía informarse mejor sobre el tema, pero también sostuvo que la legisladora no es de Morena.

En 2019, en una reunión interna llamó “españolete” a un colaborador del gobernador de Morelos Cuauhtémoc Blanco y acusó que les estaban quitando diputados,

Además, se ha deslindado de algunas declaraciones del actual líder nacional, Alfonso Ramírez Cuellar.

Aferrada a la dirigencia

En Morena no pocos tienen la percepción de que Polevnsky no quiere soltar las riendas, ni el control de Morena.

Personajes como el senador suplente Alejandro Rojas han afirmado que Yeidckol Polevnsky ha hecho daño a Morena y la acusaron de incumplir la sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para reponer la elección interna.

Ella pidió el año pasado más tiempo para transparentar el padrón de militantes y elegir a su próximo dirigente nacional.

Morenistas han criticado que no trabajó en la integración de un nuevo registro de militantes y después ese tema fue usado como pretexto para no convocar a una nueva elección.

El TEPJF ordenó investigar posibles irregularidades en el padrón, y en respuesta a quejas de morenistas, mandató, desde hace meses, renovar a las dirigencias de ese partido.

En enero de este año, en un congreso extraordinario los morenistas nombraron a Alfonso Ramírez Cuéllar como dirigente provisional y dejaron a Yeidckol Polevnsky como secretaría general. Ella lo impugnó, pero el Tribunal Electoral ratificó en febrero a Ramírez, aunque ordenó elegir a una nueva dirigencia.

Rojas también ha señalado la falta de reporte de gastos en la página de Morena e impugnó que Polevnsky regresara al INE el 75% de las prerrogativas.

Morena es la primera fuerza en el país; sin embargo existe –al interior de ese partido– la percepción de que no ha sabido ser apoyo del presidente, ni brillar con luz propia.

Polevnsky ahora enfrenta una seria acusación. Ella asegura que es guerra sucia, pero el propio presidente Andrés Manuel López Obrador ha declarado que se investigue a quien se deba investigar.

¿Saldrá bien librada?