Skip to content Skip to footer

A falta de históricas, Briseida Acosta asoma para medalla de México en Tokio

Acosta estará en Tokio como una de las favoritas ya que desde Sidney-2000 México es considerado como una potencia del taekwondo con siete medallas: dos oros, dos platas y tres bronces.

En los Juegos Olímpicos de Tokio, el deporte mexicano no contará con cuatro mujeres que eran promesa de medalla, pero esa responsabilidad de lograr un metal recaerá en la taekwondoina Briseida Acosta quien se clasificó tras librar un legendario combate contra una leyenda de su disciplina.

La clavadista Paola Espinosa no irá a sus quintos Juegos Olímpicos por no haber superado un control técnico de la Federación Mexicana de Natación, y las mejores ciclistas de México Jessica Salazar y Yarely Salazar fueron excluidas por “argumentos técnicos” de su federación. Las tres habían logrado plaza olímpica para su país, pero no les fue otorgado el cupo en la delegación.

Por su lado, María del Rosario Espinoza se preparaba para ir a los Juegos Olímpicos por cuarta medalla, pero en la última prueba del camino se topó con Briseida Acosta.

Todo comenzó a los seis años

Briseida nació en Navolato, Sinaloa, el 30 de agosto de 1993. Recibió el taekwondo por herencia ya que su padre José Juan Acosta se encargó de inculcárselo a ella y sus otros dos hijos: Cristopher, el mayor, y Eross, el menor y además varios de sus primos también han practicado este deporte.

La niña comenzó a practicar a los seis años de edad, no era la mejor, pero mostraba aptitudes por lo que a los siete, José Juan decidió integrarla al grupo que él entrenaba en la Universidad Autónoma de Sinaloa.

La entrada a las grandes competencias se le dio a los 10 años en una Olimpiada nacional, pero en las tres primeras oportunidades se fue con las manos vacías. Por fin en Michoacán-2006 logró una medalla de plata y en San Luis Potosí-2008, la de oro.

Después fue subcampeona en los Juegos Olímpicos de la Juventud Singapur-2010 y ese mismo año recibió el Premio Estatal del Deporte.

Su nombre comenzó a ganar jerarquía en torneos Abiertos y juveniles internacionales. Posteriormente en la categoría de más de 73 kilos se adjudicó preseas en Campeonatos Mundiales como la plata en Puebla-2013, al perder la final contra la rusa Olga Ivanova, y el bronce en Manchester 2019.

En esa misma categoría de peso, Briseida es multimedallista en Campeonatos Panamericanos: una de oro en Aguascalientes-2014, dos de plata en Spokane-2018 y Cancún-2021 y una de bronce en Querétaro-2016.

Supremacía en México

Mientras Acosta se hacía de un nombre en la escena internacional, la leyenda del taekwondo mexicano era María del Rosario Espinoza, tres veces medallista olímpica en la categoría de más de 67 kilos: oro en Pekín-2018, bronce en Londres-2012 y plata en Río de Janeiro-2016, y poseedora de más preseas en otras categorías.

El 29 de julio de 2019, Briseida se consagró campeona en los Juegos Panamericanos Lima-2019 al imponerse en la final a la colombiana Gloria Mosquera. Ese fue un llamado de advertencia para Espinoza, casi seis años mayor.

Dos años después, el 15 de mayo de 2021, Acosta y Espinoza tuvieron que medirse en un selectivo para lograr la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio. Briseida se impuso 2-1 en tiempo extra.

“Después del combate con María no hubo muchas palabras entre nosotras, pero le agradecí que mucho porque es mi competidora directa”, expresó Briseida.

Acosta estará en Tokio como una de las favoritas ya que desde Sidney-2000 México es considerado como una potencia del taekwondo con siete medallas: dos oros, dos platas y tres bronces.

“Voy a Tokio por el oro”, prometió Acosta quien realiza su preparación en Miami separada de la selección mexicana de taekwondo. “Sé que uno como deportista no debe comprometerse porque pueden pasar muchas cosas, pero yo me he preparado para ganar esa medalla”.