Skip to content Skip to footer

Acusa sicario a Tomás Zerón de obligarlo a mentir sobre bolsas con restos de normalistas de Ayotzinapa

Agustín García Reyes, "El Chereje", también denunció que fue torturado por integrantes de la Agencia Criminal de Investigación

Uno de los sicarios de Guerreros Unidos —grupo delictivo que habría participado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa— declaró a la Fiscalía General de la República (FGR) que Tomás Zerón, exdirector de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), lo obligó a sembrar bolsas con restos humanos de los estudiantes en el río San Juan, en Cocula, Guerrero. Dichas bolsas fueron encontradas el 28 de octubre de 2014.

Lee: Asesinan a Omar Brito, vinculado con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa

Agustín García Reyes, “El Chereje”, aseguró el 5 de febrero de 2020, en una entrevista ante la Unidad de Investigación y Litigación del Caso Ayotzinapa, que Zerón le dijo “te voy a llevar al río San Juan para que hagas lo que te voy a decir” y le pidió que simulara “como si hubiera tirado las bolsas de los estudiantes“.

También veo que hay gente vestida de blanco, como astronauta, que estaban cerca de las bolsas de plástico y al estar cerca del río me dice [Zerón]: ‘ahora haz lo que ya te dije’, entonces hago como que aviento las bolsas al río y en todo momento estaba sometido por el escolta“.

“El Chejere” también declaró que cuando lo capturaron en Guerrero, el 27 de octubre del 2014, agentes de la AIC lo torturaron, lo cachetearon para que dijera dónde estaban los estudiantes, “luego le sujetaron los brazos por la espalda y le colocaron una bolsa de plástico en la cabeza. Cuando empezó a ahogarse, logró desprenderse de la bolsa y la rompió“, señala el diario Reforma.

García Reyes refirió además que al detenerlo, sus aprehensores le manifestaron que tenía que decir que había participado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y que formaba parte del grupo Guerreros Unidos, en el que tenía rango de halcón.

De acuerdo con el periódico Milenio, la entrevista de García Reyes funcionó como dato de prueba para ordenar la aprehensión de Tomás Zerón, acusado de tortura, desaparición forzada de personas y contra la administración de la justicia.