Afectará cambio climático a 1 de cada 45 mexicanos

Para el año 2050, al menos uno de cada 45 mexicanos sufrirá los estragos del cambio climático ya sea en forma de inundaciones, calor excesivo, enfermedades o la pérdida de su patrimonio coincidieron expertos de distintas organizaciones, quienes advirtieron que poblaciones completas corren el riesgo de desaparecer.

El gobierno de México, en su Programa Especial de Cambio Climático, lanzado en 2012 por el entonces Presidente Felipe Calderón Hinojosa, ya reconocía que el 68% de la población en el país, así como el 70 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) estaban amenazados por el cambio climático; estos datos fueron los que dieron pie a que se empezara a elaborar la Ley de Cambio Climático.

De acuerdo con Oxfam internacional, organización que realiza un diagnósticos sobre los efectos del cambio climático en América Latina, en México, los efectos ya se han hecho palpables en entidades como Veracruz, Chiapas, Puebla, Nuevo León, Aguascalientes, Chihuahua, Sonora y Tabasco.

Mientras que el Distrito Federal es altamente susceptible al fenómeno conocido como “islas de calor”, que el año pasado mató a cerca de 3 mil personas en Francia.

Este es un fenómeno meteorológico que se produce principalmente en las ciudades con un alto grado de urbanización y con pocas áreas arboladas, donde la temperatura media suele ser mayor que en las áreas rurales cercanas.

“En México no se tienen todas las cifras, estamos tratando de presentar algo en algunos meses; hay sospechas y hay indicios muy fuertes de que el cambio climático ya ha arrojado los primeros desplazados en lugares como Tabasco y Chiapas.

A raíz de los huracanes ‘Wilma’ y ‘Stan’ hubo migraciones pero no hay quien esté haciendo la valoración, las cifras son muy pobres”, expresó Beatriz Olivera, coordinadora de Campaña Pública en Latinoamérica y El Caribe de Oxfam.

Destacó el ejemplo de Veracruz, que tuvo que implementar un programa de cambio climático ante las afectaciones que ya estaba causando en los cultivos de café, papaya y chile habanero.

En el caso de Puebla, según la especialista, existe una asociación entre los incrementos de un grado centígrado en la temperatura y una mayor incidencia de las enfermedades diarreicas.

Estados del Norte del país, como Nuevo León y Chihuahua, se han visto azotados por agresivas y prolongadas sequías, mientras que Aguascalientes enfrenta problemas de estrés hídrico; en Chiapas reportan que los cambios en el clima amenazan a los cultivos de maíz, una de las principales fuentes de subsistencia de las comunidades indígenas.

Destaca a Tabasco “que ha sido el lugar eternamente olvidado por este tema, a pesar de las inundaciones de 2007, cuando fue la primera vez que se empezaron a asociar las inundaciones con estos fenómenos; se realizó junto con Comisión Nacional del Agua (Conagua) el plan hídrico, pero tardó en estar listo seis años, la problemática continúa, Tabasco tiene una vulnerabilidad natural por ser una zona pantanosa.

Es un estado de los más vulnerables y ha sido olvidado por estas medidas”, advirtió la especialista de Oxfam.
 

(Con información de Sinembargo.mx)