Skip to content Skip to footer

Alerta COI por Olímpicos de Río

Mientras algunas federaciones deportivas piden un plan de emergencia por los retrasos en las obras en Río de Janeiro, el presidente del COI Thomas Bach prometió el miércoles tomar cartas en el asunto para evitar una crisis en los Juegos Olímpicos de 2016.

Bach y otros funcionarios olímpicos dijeron que los retrasos en la construcción y la parálisis política alcanzaron un punto crítico, que obliga al COI a tomar medidas especiales para salvar los Juegos.

"Es hora de tomar medidas", expresó Bach, luego de una ráfaga de críticas y quejas de parte de líderes deportivos internacionales sobre la falta de progreso en Río.

"Compartimos sus preocupaciones", agregó el mandamás del movimiento olímpico. "Las tomaremos en cuenta. Haremos todo lo posible para que estos Juegos sean un éxito".

Bach indicó que la junta del COI se reuniría el miércoles para discutir la situación de Río y decidir el camino a seguir. No especificó medidas que podrían implementar.

Varias federaciones deportivas preguntaron sobre un plan de contingencia para sus sedes, y una -handbol- preguntó si había un plan de emergencia para los Juegos en general si Río no está listo a tiempo.

Sin descartar por completo la posibilidad de quitarle los Juegos a Brasil, el COI y otros dirigentes olímpicos dejaron en claro que esperan que la justa sea en Río, aunque los cronogramas están bastante apretados.

"Si tomamos medidas ahora, podemos hacerlo y Río puede hacerlo", afirmó Gilbert Felli, el director ejecutivo del COI para los Juegos Olímpicos.

Los dirigentes de 18 federaciones hablaron sobre los problemas con los preparativos de Río en una reunión con Bach y la junta del COI. Todos menos uno, vóleibol, presentaron preocupaciones graves.

"La sensación generalizada es que estamos en la situación más crítica de preparativos para unos Juegos al menos en los 20 últimos años", apuntó Francesco Ricci Bitti, líder de la Asociación Internacional de Federaciones de Deportes Olímpicos de Verano.

Ricci Bitti dijo que los deportes que preguntan sobre un "plan B" se refieren a las sedes, y no a quitarle los Juegos a Río.

"No estamos en ese punto", comentó, y agregó que el básquetbol, por ejemplo, podría contemplar realizar sus partidos en Sao Paulo.

El italiano pidió a Bach que visite Brasil pronto para reunirse con líderes políticos y los organizadores locales. Bach visitó Brasil en enero y se reunió con la presidenta Dilma Rousseff.

Bach relató el miércoles a los delegados que le dijo a Rousseff que "no podemos desperdiciar un solo día", y que la comisión de coordinación del COI para los Juegos de Río advirtió el mes pasado a los organizadores que "no podemos perder una sola hora".

Bach señaló que espera por detalles sobre una reunión el martes en Brasilia entre los organizadores de Río y el jefe de gabinete de Rousseff. El ministro de Deportes de Brasil prometió que se cumplirán con los plasos y "que los Juegos se realizarán sin problemas".

Ricci Bitti advirtió que el proyecto olímpico corre peligro de sufrir retrasos debido al Mundial de fútbol, que se realizará en junio y julio próximos, y las elecciones presidenciales en octubre.

"Necesitamos que actué de inmediato", expresó el italiano a Bach. "No podemos desperdiciar estos próximos seis meses".

La mayor preocupación es el Deodoro, un centro deportivo que albergará las sedes de ocho deportes -tiro, equitación, pentatlón moderno, canotaje-eslálom, rugby, básquetbol, ciclismo y hockey sobre césped. Las obras ni siquiera han comenzado.

"Creemos que sería prudente empezar a considerar planes de emergencia si las obras no avanzan", señaló el director general de la federación de hockey, Kelly Fairweather.