Skip to content Skip to footer

Aumenta 4.1% la informalidad laboral en México

Hasta el mes pasado, en el país había 2.3 millones de personas dentro de la población desocupada

En mayo de este año, la tasa de desempleo en México alcanzó 4.1 puntos porcentuales, es decir que, hasta el mes pasado, en el país había 2.3 millones de personas dentro de la población desocupada —aquella que no tenía trabajo o empleo, pero que estaba realizando trámites para conseguir uno.

La reciente Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) destaca que 57.2 millones de personas de 15 y más años de edad son Población Económicamente Activa (PEA); esto representa un aumento de 12 millones con relación al mismo periodo de 2020, cuando una parte considerable de la población permaneció confinada debido a la emergencia sanitaria de covid-19.

Acerca de la Población No Económicamente Activa (PNEA) —que se dedica al hogar, estudia, está jubilada o pensionada, tiene impedimentos personales o realiza otras actividades—, la ENOE señala que hasta mayo de este año la constituían 40.2 millones de personas, lo que significó una disminución de 9.9 millones de respecto a idéntico periodo pero de 2020.

De la PNEA, 7.8 millones se declararon disponibles para trabajar, pero no llevaron a cabo acciones al respecto, por lo que se constituyen en el sector que eventualmente puede contribuir en el mercado; esta cifra representó una disminución de 11.4 millones de personas con relación a la de mayo del año pasado.

Al desglosar las características de la población ocupada —las personas que trabajaron al menos una hora al día—, la encuesta señala que este sector alcanzó 54.9 millones de personas distribuidas de la siguiente manera:

  • 37.4 millones de personas (68.2%) opera como trabajador subordinado y remunerado ocupando una plaza o puesto de trabajo, cifra mayor en 6.1 millones de personas en su comparación anual.
  • 12.5 millones (22.7%) trabaja de manera independiente o por su cuenta sin contratar empleados.
  • 2.7 millones (5%) son patrones o empleadores, cifra que se elevó en 799 mil.
  • 2.3 millones de personas se desempeñan en los negocios o en las parcelas familiares, contribuyendo de manera directa a los procesos productivos pero sin un acuerdo de remuneración monetaria (4.1%), dato superior en 448 mil personas frente a las del quinto mes de 2020.

En los servicios se concentraron 23.9 millones de personas (43.5% del total), en el comercio 10.4 millones (18.9%), en la industria manufacturera 8.9 millones (16.1%), en las actividades agropecuarias 6.6 millones (12%), en la construcción 4.6 millones (8.3%), en “otras actividades económicas” (que incluyen la minería, electricidad, agua y suministro de gas) 346 mil personas (0.6%) y 336 mil (0.6%) no especificó su actividad.

En comparación con igual mes del año pasado, la población ocupada con mayor incremento fue en las actividades terciarias, con 6.7 millones de personas.

Aumenta la informalidad laboral

La ENOE también señala que las personas ocupadas en la informalidad laboral son 30.5 millones, lo que representa una tasa de 55.5 por ciento de la población ocupada, superior en 3.7 por ciento a la registrada en mayo del año pasado.

La ocupación en el sector informal considera a todas las personas que trabajan para unidades económicas no agropecuarias operadas sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar o de la persona que encabeza la actividad sin que se constituya como empresa, de modo que la actividad en cuestión no tiene una situación identificable e independiente de ese hogar o de la persona que la dirige y que por lo mismo tiende a concretarse en una muy pequeña escala de operación.