Skip to content Skip to footer

Bar 2 de abril: 90 años de preparar garañona para el alma

Metepec está de fiesta

Es una de las cantinas más antiguas de México y un referente para el turista que visita el “Pueblo Mágico” de Metepec, Estado de México, así como también por sus pasillos, sillerío, mesas y barra han servido de escenario para presentaciones artístico culturales del talento local, como estatal, nacional e internacional.

Nadie ha dejado de sucumbir ante los encantos de la tradicional bebida que caracteriza al Bar 2 de Abril, La Garañona, brebaje que ha inspirado, lo mismo a poetas, que a literatos, narradores, pintores, escultores y profesionistas de todo tipo y clase social, para crear obra sustentada en sus paredes.

Existe desde 1932 y de vez en cuando, uno que otro veterano parroquiano, un cabecita blanca, suele contar anécdotas e historias vividas en el Bar 2 de Abril, el cual cumplirá 90 años. Durante sus primeras décadas, como toda cantina tradicional, sólo iban los hombres, dejaban a la entrada amarrados los caballos, las mujeres sólo alcanzaban a mirar a través de las puertas de madera y los hijos entraban a preguntar por sus progenitores.

Con el paso de los años, se convirtió en un espacio familiar y en la década de los años 90 y principios del siglo XXI, fungió como foro cultural, espacio para las bellas artes y un foro programado para las presentaciones de libros dentro del Festival Internacional de Arte y Cultura, Quimera de Metepec.

El 2 de abril en las artes

Mucha historia ha transcurrido por el Bar 2 de Abril, pero sin duda uno de los mejores promotores y conocedores del sitio ha sido, sin duda, Mario Alfonso Carrillo Pineda, quien enfatizó en entrevista para AD Noticias en 2019, que el “El elogio a la Garañona” del escritor Marco Aurelio Chávezmaya, es referente obligatorio para quien entra al Bar 2 de Abril por vez primera y lee a lo alto de su pared principal:

“Verde consuelo de los bienaventurados y pobres de bolsillo./ Bálsamo de los cargadores, los licenciados y los poetas./ Verde esperanza que verdemente alumbra con su verdosa flama las entrañas de friolentos y afligidos. Ardorosa seda verde en la honda lengua./ Aperitivo del gozoso, digestivo del doliente, afrodisiaco de los tímidos: ‘Herón, dame otra vedecilla, para ponerme garañón’./ La que es Garañona donde quiera es verde. ¡Y al que no le guste la verde que se enderece y pida su banderita!”.

También los murales que adornan el Bar 2 de Abril, son especiales, únicos, fueron realizados por el Colectivo Siqueiros, un grupo de artistas plásticos de Metepec, quienes a mediados de los años 90 decidieron intervenir las paredes del sitio para dejar constancia de su proceso creativo, de figuras míticas de Metepec, como de seres transitorios entre el cielo y la tierra, como la vida y la muerte, como el dandy; el bien portado; el borrachín de siempre; los campesino y obreros que se dan cita tras su jornada semanal.