Benedicto XVI, el polémico papa que rompió la tradición de no renunciar

Benedicto XVI, el polémico papa que rompió la tradición de no renunciar
Fue una figura intelectual de primer orden, escribió cientos de libros y siguió ejerciendo influencia durante el papado de Francisco

Joseph Aloisius Ratzinger, el papa emérito Benedicto XVI, pasó gran parte de su vida haciendo cumplir la doctrina de la Iglesia y casi 24 años cumpliendo la doctrina del papa Juan Pablo II. Sin embargo, enfrentó señalamientos por su infancia en la Alemania nazi y se convirtió en el primer papa en renunciar.

Debido a sus medidas conservadoras, a menudo se referían a él como «el rottweiler de Dios». Por lo que muchos de sus logros pasaron desapercibidos.

Uno de ellos fue hacer del Vaticano el primer país del mundo con huella de carbono cero. Y es que se colocaron paneles solares en los tejados y se introdujeron vehículos eléctricos, incluido un papamóvil híbrido.

Durante su periodo como cardenal y papa, salieron a la luz los escándalos de abusos sexuales en la iglesia católica. Aunque recibió muchas críticas por el manejo de estos escándalos, Benedicto XVI encabezó los esfuerzos en el Vaticano hacia una política de tolerancia cero.

Creó una oficina especial en el Vaticano para tratar los casos de las víctimas. Además, como papa pidió disculpas públicamente.

También condenó al padre Marcial Maciel por abusos sexuales. No obstante, cuando se jubiló, un informe descubrió que conocía las acusaciones y no actúo contra un sacerdote pedófilo en Múnich hacía 40 años.

Pero una de las razones por las que pasará a la historia el papa Benedicto XVI es que fue el primer papa moderno en renunciar a su cargo. La decisión y anuncio sorprendió a todos, pues se trataba de un hombre tradicionalista que rompería una de las mayores tradiciones: un papa no dimite.

Fue una figura intelectual de primer orden, escribió cientos de libros y siguió ejerciendo influencia durante el papado de Francisco.