Caro Quintero, El Mayo Zambada, El Mecho y El Chapito, los más buscados por la DEA

Caro Quintero, El Mayo Zambada, El Mecho y El Chapito, los más buscados por la DEA

Rafael Caro Quintero, fundador del Cártel de Guadalajara, es el criminal más buscado por la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con información de la agencia de notitas internacional, EFE, Quintero es buscado por el secuestro y asesinato del Agente de la DEA Enrique Camarena Salazar. La agencia estadounidense señala que además de cometer delitos violentos y de ser cómplice de otros criminales.

En 2013, un tribunal federal en Guadalajara absolvió y ordenó la libertad de Rafael Caro Quintero, uno de los capos más importantes de México, luego de determinar que fue juzgado de manera incorrecta sobre el asesinato de un agente de la DEA.

Caro Quintero no es el único narcotraficante mexicano buscado por la DEA, en la lista figura también Ismael Zambada García, jefe del Cártel de Sinaloa, el segundo hombre más buscado.

El cuarto de la lista es Nemesio Oseguera, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, que opera en 25 de los 32 estados de México aunque su mayor presencia está en los estados de Baja California, Guanajuato, Michoacán, Veracruz y Jalisco.

El CJNG trafica drogas naturales y sintéticas por el litoral del Océano Pacífico desde Estados Unidos y Canadá y hasta Suramérica.

“El Mencho” como se le conoce, se ha convertido en uno de los objetivos prioritarios del Gobierno mexicano y estadounidense, a finales de 2018, las autoridades de la Unión Americana duplicaron la recompensa máxima ofrecida, de cinco a 10 millones de dólares, por su captura.

En la octava posición, se encuentra Jesús Alfredo Guzmán-Salazar, hijo de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, quien hasta hace unos años era considerado el jefe de jefes en el Cártel de Sinaloa.

El 12 de febrero de 2019, Joaquín “El Chapo” Guzmán fue declarado culpable de narcotráfico, tras dirigir al poderoso Cártel de Sinaloa durante 25 años.

En tres meses, con al menos 40 sesiones judiciales, más de una docena de sus antiguos socios, empleados y colaboradores delataron su extensa red de operaciones, su carácter despiadado y cómo diversas autoridades fueron pieza clave y jugaron un papel relevante en su carrera, ascenso y expansión del Cartel de Sinaloa.

Guzmán Loera recibió la cadena perpetua. Hoy sigue recluido en una prisión de Estados Unidos.