Skip to content Skip to footer

Gana PRD elección extraordinaria de Atlautla

La elección del pasado 6 de junio en Atlautla fue anulada debido a la violencia política de género cometida contra la candidata priista

El candidato del Partido de la Revolución Democrática, Raúl Navarro Rivera, fue el ganador en la elección extraordinaria de Atlautla, de acuerdo con los conteos preliminares. Al cierre de cómputos de este domingo, Navarro consiguió el 30.0448 % de los votos seguido por la candidata de la alianza entre PRI y PAN, Maria del Carmen Carreño, quien obtuvo 23.4171 % de los votos.

El partido del Sol Azteca no compitió en alianza electoral con el Partido Acción Nacional y con el Revolucionario Institucional como lo hizo en las elecciones pasadas. Navarro ya fue alcalde en dos ocasiones.


Sin incidentes y con buena participación cerraron las casillas en Atlautla, Estado de México. Estos comicios fueron anulados en 2021 por violencia política de género contra la excandidata del PRI. Este fue el primer caso en el que una votación se anula por la violencia cometida hacia una mujer, pues de acuerdo con las y los magistrados esa conducta fue factor determinante en los resultados de la elección y sentará un precedente para futuros comicios.

En la Declaración de instalación de la Sesión Permanente de Seguimiento  a la Jornada Electoral de la Elección Extraordinaria de Atlautla 2022, quienes integran el Consejo General del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), hicieron una atenta invitación a las 22 mil 341 personas inscritas en la lista nominal a que acudan a ejercer su voto de manera libre, informada y razonada en alguna de las 38 casillas instadas en las que se aplicarán los protocolos de salud emitidos por las autoridades correspondientes.

¿Qué pasó en Atlautla?

En junio del año pasado, la coalición Morena, PT y Nueva Alianza ganó las elecciones por unos 4 mil 170 votos contra 3 mil 672 sufragios contra la abanderada del PRI. En dicha jornada electoral, la entonces candidata del PRI fue víctima de violencia política de género, pues ocho bardas con propaganda electoral fueron vandalizadas.

Te interesa: #Elecciones2021: campañas de pocas propuestas y mucha guerra sucia

Inicialmente el Tribunal Electoral del Estado de México (TEEM) consideró que no se configuraba esa conducta porque no hubo una diferencia fundamental en los resultados electorales de las 13 casillas cercanas a esas bardas.

Sin embargo, la candidata y su partido impugnaron con el argumento de que la sentencia no se emitió con perspectiva de género.

La Sala Toluca del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación consideró que los mensajes fueron ofensivos, pues implican un discurso de violencia política de género, pero también de odio.

Entre los argumentos expuestos por la Sala Toluca destaca que en las bardas vandalizadas, y colocadas en lugares estratégicos, se emitió un mensaje estereotipado, con palabras altisonantes, en busca de reforzar la idea de una mujer sin moral, sin capacidades para ocupar un cargo público.

En la cultura mexicana es una ofensa que estigmatiza para desacreditar y avergonzar“, señalaron en la sesión.

Coincidieron en que la intención del mensaje no solamente fue humillar a la candidata en su dignidad como persona y como mujer, sino generar un efecto diferenciado en relación con personas de otro género y se llegó a usar la expresión “que muera la candidata”.

El contexto de ese municipio es que del porcentaje electorado el 48.9 por ciento son mujeres, frente al 51.1 por ciento que son hombres y desde el año 2000 solo una mujer ha sido presidenta municipal. Además, la mayor cantidad de la población se ubica en la cabecera municipal donde se encontraban colocadas las bardas.

La y los magistrados advirtieron que esa violencia no debe normalizarse, ni permitirse, pues buscaba afectar la dignidad de la persona y señalaron que ningún partido se deslindó de los mensajes, ni hubo investigaciones para dar con los responsables, aun cuando pusieron en desventaja a la candidata.

Advirtieron la necesidad de sentar un precedente para evitar que ese tipo de violencia se pueda repetir en futuras elecciones, y enviar un mensaje a las y los políticos respecto a que si no se evita la violencia política de género, ni se garantiza la participación de las mujeres en situación de igualdad se pone en riesgo la democracia.

Posteriormente, la Sala Superior confirmó la nulidad de la elección, pues las y los magistrados consideraron que las bardas vandalizadas contra la ex candidata del PRI tuvieron un impacto determinante entre la población, afectaron sus derechos y generaron un escenario de desventaja en la contienda.

También destacaron que la elección se vició de forma trascendente por hechos que transgredieron su certeza, pues se vulneró el derecho de la ex candidata a ser votada y a acceder a un cargo público. Coincidieron en que la violencia política no debe ser normalizada.

Ninguna de las sentencias señala a algún actor político, o partido como probable responsable.