Skip to content Skip to footer

¿Cómo y para qué sembrar árboles en Toluca?

La ciudad de Toluca se ha convertido por dos años consecutivos en la más contaminada del país

Mejorar la calidad del aire y de nuestras vidas no solo depende de colocar un árbol en donde podamos,  sino de un conocimiento básico de nuestro entorno y de las necesidades que tiene, así evitaremos generar daños y realizaremos una real contribución

La ciudad de Toluca se ha convertido por dos años consecutivos en la más contaminada del país de acuerdo con el Informe Mundial sobre la Calidad del Aire 2020 elaborado por la compañía IQAir. De la misma manera presenta condiciones climáticas cada vez más adversas resultado de las islas de calor, lo que genera graves problemas sociales y para la salud que requieren ser atendidos.

Existe una idea generalizada en la sociedad de que sembrar cualquier árbol en un determinado lugar puede atender y mejorar por sí mismo el entorno

La tesis doctoral del Dr. José Luis Torres Quintana titulada Estrategias de mitigación de Islas de calor urbano en Toluca explica que una isla de calor urbana es un fenómeno en el cual la temperatura del aire en zonas densamente pobladas, es mayor que la temperatura en los alrededores de la ciudad.

En la capital mexiquense es resultado del crecimiento horizontal de la ciudad que genera un incremento de recorridos del transporte cada vez más extensos por rutas, vialidades y calles asfaltadas y duras,  volviéndose receptoras de gran cantidad de radiación, lo que genera altas diferencias de temperatura entre el día y la noche, así como alteraciones en las lluvias.  

Al mismo tiempo el incremento de asfalto y de recorridos del transporte genera el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

En respuesta a esta problemática Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro señalan en su artículo científico Los servicios ambientales de la arborización urbana: retos y Aportes para la sustentabilidad de la ciudad de Toluca que la siembra de árboles puede contribuir a revertir estas problemáticas por los servicios que proporcionan.

  • Captura de Carbono
  • Regulación de la temperatura
  • Provisión de agua en calidad y cantidad
  • Generación de oxigeno
  • Amortiguamiento del impacto de los fenómenos naturales
  • Protección y recuperación de suelos
  • Barrera contra ruidos
  • Biodiversidad
  • Paisaje y recreación

¿Cómo debemos sembrar árboles?

Existe una idea generalizada en la sociedad de que sembrar cualquier árbol en un determinado lugar puede atender y mejorar por sí mismo el entorno, sin embargo esta idea es equivocada y puede resultar adversa para los ecosistemas.

Para la doctora en Ciencias Agropecuarias y Recursos Naturales Andrea González Fernández es importante valorar dónde se va a sembrar y con qué objetivo.

“Es distinto si se va a sembrar en el camellón o en la banqueta que si se va a sembrar en un área natural protegida”.

 En entrevista la Dra. explicó que cuando se trata de sembrar en una área natural protegida se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Que las especies que se siembren sean nativas del lugar
  • Que el método de siembra sea lo menos invasivo posible por ejemplo no meter maquinaria pesada que pueda dañar a otras especies
  • Que la forma de sembrar imite a la naturaleza lo más posible; por ejemplo seguir el proceso de sucesión natural de las plantas, sembrando primero especies que puedan crecer en suelos más pobres y con mayor exposición al sol para que poco a poco se vayan estableciendo otras especies.
  • No sembrar en línea recta
  • Sembrar con semillas de un lugar cercano, en vez de sembrar con plantas de vivero que suelen tener menos variabilidad genética

Dichas apreciaciones que toman en cuenta el conocimiento del ecosistema contrastan con las ideas tradicionales de la siembra de árboles que aún se sigue fomentando tanto por la sociedad civil como por las autoridades.

Para el Dr. Armando Sunny introducir especies genera cambios en el ecosistema, esto quiere decir que pueden perderse especies nativas por qué las especies nuevas o invasoras las desplazan.

También señala que al introducir una especie se puede atraer otras, por ejemplo un árbol no nativo puede atraer nuevos polinizadores que desplazan a los polinizadores nativos. Así mismo si se introducen nuevas especies de plantas estas pueden generar cambios en suelo.

“Introducir especies siempre va a generar cambios en el ecosistema que no sabemos cómo pueden afectar (…) por eso hay que tener mucho cuidado.” Señaló en entrevista el también investigador.

. . .

Para Andrea González la situación es distinta cuando se va a sembrar en las zonas urbanas.  “Si lo que se pretende es sembrar en áreas urbanas como camellones, alamedas o el jardín de tu casa lo más importante ahí puede ser sembrar especies que nos aporten algún beneficio como que ayuden a reducir la contaminación de la ciudad y el efecto de isla de calor, o que sean árboles frutales”.

En estos casos la Doctora considera que no es tan importante si las especies no son nativas, aunque siempre es bueno utilizar especies nativas del lugar, especialmente si solo van a ser ornamentales.

“En las alamedas pienso que se pueden sembrar especies de árboles frutales para que las personas puedan consumir los frutos, podrían ser ciruelos, duraznos, manzanos, moreras, capulines, tejocotes (…) en los camellones y banquetas de vías principales yo no sembraría frutales ya que manchan mucho y están muy expuestos a la contaminación de los coches y la gente no se va a querer comer los frutos”.

En este sentido Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro,  particular explican en su trabajo que “es fundamental que la selección de especies que serán plantadas se realice con el criterio técnico suficiente que permita evitar problemas con las redes eléctricas, las redes de agua y alcantarillado, las aceras y circulación peatonal y vehicular, además de daños a muros y construcciones en general.  La autoridad responsable necesita ser capaz de contar con la experiencia técnica necesaria para integrar variables ambientales y técnicas en acciones de arborización urbana”.