Skip to content Skip to footer

Consejos tediosos

A cuatro sesiones de concluir los Consejos Técnicos Escolares (faltan por realizarse las de los viernes 28 de febrero, 28 de marzo, 30 de mayo y 27 de junio), de un total de ocho suspensiones de clases programadas en el ciclo escolar; según diversos participantes, la del viernes treinta y uno de enero, mostró fastidio, falta de colaboración de los asistentes y un esfuerzo infructuoso del conductor, incluso con temáticas diferentes, algunos maestros informaron que en algunos municipios se proyectó una película de la Subsecretaría de Educación Básica federal, con un duración de una hora en promedio, que no se hizo en otros lugares del Estado.

 

Los ocho rasgos de la normalidad mínima, según dicen han dejado de ser la probable motivación para transformar la realidad de las escuelas, la percepción es que representan una carga innecesaria para los maestros, que no ven avances en su entorno inmediato.

 

Los reportes de seguimiento de lectura y matemáticas, que les han obligado a entregar por alumno, es un trabajo administrativo que les restan tiempo para trabajar los temas de sus contenidos programáticos, “es informe tras informe que ha obligado a varios a pensar en la jubilación”, ya no se trabaja como antes, ahora hay mucha presión en cosas innecesarias, “ya no se puede manifestar nuestra creatividad en lo que hacemos en los salones de clases, en mi escuela se han puesto cámaras de video para que el director fiscalice nuestras actividades, él determina lo que es una buena o mala clase, sin saber en qué se basa, con ello nos exhibe en las reuniones que tenemos, cuando él en lo particular no sabe trabajar en grupo”, se queja un docente de secundarias.

 

En un sentido netamente pedagógico, los Consejos Técnicos Escolares no han aportado cambios en la materia de trabajo de los maestros, en los procesos áulicos no hay transformaciones, salvo iniciativas personales que han innovado materiales e implementado otras formas de relaciones interpersonales entre los estudiantes, que no son objeto de estudio de las ocho reuniones programadas en el ciclo escolar, que atienden una agenda impuesta.

 

En otro tema, en este 97 aniversario de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, para honrar a quienes ofrendaron su vida en su integración, es justo que se revisen al menos los primeros 28 artículos para conocimiento y comprensión.