Skip to content Skip to footer

El síndrome del espejo

Cuando los españoles intercambiaban o buscaban intercambiar oro con nuestros antepasados, nos daban espejos con la finalidad de resultar beneficiados.

 

‎Y quien diga que a la fecha esto no ocurre en nuestra sociedad, esta mintiendo; solo que no somos españoles y como mexicanos a veces pensamos ser más hábiles para realizar alguna proeza, queriendo aparentar lo que no somos, vendiéndonos como un material valioso, lo que no es así; esto es a lo que llamo el síndrome del espejo‎.

 

‎En Toluca nuestras autoridades municipales consideran que al tener una reunión de carácter internacional, con invitados de talla internacional como Obama y Harper, nos va a beneficiar; ya que, según ellos la ciudad de Toluca va a ser conocida y de ahí vendrían muchos turistas a visitarnos. Como si fuéramos a engañar a nuestros vecinos del norte, pues es absolutamente inimaginable que la seguridad de ambos funcionarios no conozcan a fondo nuestro municipio dado que parte de su labor es saber y geo-referenciar el lugar donde estarán sus jefes para poder protegerlos. Sería iluso pensar que no saben que están en un municipio con alta incidencia delictiva, con gran número de feminicidios y ejecuciones; saben también de los problemas secundarios como la falta de empleo, el número de jóvenes sin ocupación, de la poca obra pública y del nulo crecimiento económico, etc.

 

‎Así que si las autoridades pensaban que con medio pintar, componer algunas luminarias, comprar patrullas nuevas, pintar fachadas, re-encarpetar, los problemas iban a desaparecer como por arte de magia, vendiéndonos de esta forma espejitos a los toluqueños y a sus distinguidos visitantes; pero claro que no, y aunque esta visita y el recibimiento a la misma trae un trasfondo más allá de lo manifestado, no debemos perder de vista que la visita no busca promocionar turísticamente a Toluca, ni traer turistas a esta ciudad, ni mucho menos traer inversión para que crezca esta ciudad, sino facilitar el paso de productos entre las fronteras con nuestros vecinos del norte y ampliar el tratado de libre comercio firmado hace 20 años y que las consecuencias para nuestro país han sido desastrosas pues sectores como el campesino, el ganadero y el artesanal quebraron ante la falta de igualdad de condiciones para competir con Norteamérica y Canadá.

 

‎En realidad es que la enseñanza que nos deja una visita así será no dejar que las autoridades municipales nos vendan espejos y exigirles que se pongan a trabajar por Toluca, pues aquí vivimos y gracias a nosotros tienen trabajo, y no solo hacerlo de forma exprés por que nos vienen a visitar extranjeros que no promocionarán nuestra ciudad pues vienen con un propósito diferente.

 

Twitter: @monicafragoso

Facebook: Mónica Fragoso Maldonado

Email: [email protected]