Crean app contra la gripe común

Toda la atención que el ébola ha suscitado en el mundo a lo largo de estas últimas semanas ha permitido que haya pasado inadvertido el regreso de una enfermedad mucho más contagiosa y que mata a muchas más personas cada año en todos los países: la gripe común. Cada año, de hecho, mata a entre 250 y 500 mil personas a nivel mundial.

Esta enfermedad, con la que hemos aprendido a convivir, es especialmente peligrosa para ciertos colectivos vulnerables, como niños pequeños, ancianos y personas con deficiencias inmunitarias.

Por fortuna, las campañas de vacunación permiten que el conjunto de la población acceda a la vacuna con sólo desplazarse a su centro de salud más cercano.

Pero Uber decidió facilitar el acceso a la vacuna sin necesidad de salir de casa a los habitantes de las ciudades de Nueva York, Washington DC y Boston, añadiéndolo durante un sólo día (el pasado jueves 23 de octubre) a su lista de servicios on-demand:

“Estamos aprovechando la fiabilidad y la eficiencia de la plataforma de Uber y lanzando un programa piloto de un día de duración de nuestro servicio UberHEALTH en ciudades seleccionadas. Junto con nuestro socio Vaccine Finder vamos a transportar los kits de prevención de la gripe directamente hasta usted, con sólo un toque de botón”, plantearon.

De este modo, los usuarios tenían la opción de contactar con una enfermera registrada (tanto en el servicio nacional de salud estadounidense como en la app Pager, una plataforma para poner en contacto a pacientes y médicos), que llegaría a su domicilio o cualquier otro lugar que solicitara para administrar la vacuna a entre 1 y 10 personas en cada viaje.

Los usuarios pagaban el viaje, no así la vacuna que no sólo era gratis sino que por cada dosis administrada Uber donará 5 dólares a las labores de vacunación infantil contra el sarampión y la rubéola que lleva a cabo la Cruz Roja.

Uber posee ya un largo historial de servicios de entrega novedosos para generar publicidad, pero –si bien este nuevo servicio se inscribe también en esta categoría– sin duda supone una acción muy diferentes a sus anteriores repartos de helados, gatitos o hamburguesas, pasando a realizar un servicio de interés público y aportar pistas del camino que podría seguir la innovación en las redes de logística sanitaria a lo largo del siglo 21.

Y si bien limitar esta acción a un único día en sólo 3 ciudades estadounidenses no va más allá del hecho simbólico en la lucha contra la enfermedad, puede inspirar experimentos similares en el futuro, además de servir como recordatorio del potencial de la tecnología móvil para satisfacer necesidades esenciales.

(SINEMBARGO.MX / TICBeat)