Skip to content Skip to footer

Crece “bullying” priísta vs. burócratas 

Al igual que el Sindicato Único de Trabajadores del Estado y Municipios (SUTEYM), el Sindicato del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), sección 37 Toluca-Naucalpan, está obligando a sus agremiados a afiliarse al PRI mexiquense dentro de la estrategia electoral denominada “Sé Parte de la Transformación del Estado de México”.

Por instrucciones del Secretario General del Sindicato seccional del IMSS, Eduardo Senteno jefes de sector han emprendido una campaña al interior de clínicas, hospitales y unidades médicas para afiliar a los empleados sindicalizados a las filas tricolores.

Denuncias anónimas que siguen llegando a este diario, reportan que a enfermeras, médicos, auxiliares y personal administrativo les están entregando los folletos de afiliación al PRI, el cual tienen que llenar en un lapso de dos horas, con o sin su consentimiento.

“No nos presionan como tal ni nos condicionan directamente el empleo, pero sí nos dicen que el afiliarnos al PRI nos garantiza la permanencia en el trabajo y la de nuestros hijos, así como los beneficios sindicales que hemos obtenido”, dijo una de las empleadas del IMSS azuzada para afiliarse al Revolucionario Institucional.

De acuerdo al relato de algunas denuncias, las instrucciones de los jefes seccionales y de sector del Sindicato del IMSS declaran abiertamente que la afiliación es un mandato de su Secretario General, Eduardo Senteno.

“A nosotros nos dicen que el formato lo envía directamente el Secretario de la Sección 37, Eduardo Senteno, y llevan una libreta donde apuntan a los que no se quieren afiliar al PRI”, añade la denuncia.

Fue el pasado 11 de abril cuando el Partido Revolucionario Institucional inició su campaña de afiliación, para lo cual se hizo valer –en primera instancia- del SUTEYM y ahora –parece- del Sindicato del Seguir Social en el Estado de México.