Crisis sanitaria en Siria afecta a millones de niños

Recién nacidos que mueren de frío en incubadoras hospitalarias, doctores que amputan extremidades para evitar que los pacientes mueran desangrados, un rebrote en los casos de polio: un nuevo informe publicado este lunes hace una espantosa radiografía del sistema sanitario sirio.

El informe, de la ONG Save the Children, afirma que el 60% de los hospitales de Siria se han visto dañados o destruidos desde el inicio del conflicto de tres años y casi la mitad de sus médicos han huido del país.

Más de 140.000 personas han muerto durante la guerra, que comenzó como un movimiento de protesta pacífico contra el presidente Bashar Al-Assad y desembocó en un conflicto civil alimentado por rivalidades regionales e internacionales.

En su informe, Save the Children describió el colapso del sistema sanitario como "horroroso", mientras los hospitales que siguen en pie y el personal médico tratan de atender lo mejor posible a cientos de miles de personas heridas en los combates.

"El sistema sanitario sirio es ahora tan caótico que hemos escuchado historias de médicos usando ropa vieja como vendas, y pacientes que optan por quedar inconscientes siendo golpeados con barras metálicas porque no hay anestésicos", indica el relevamiento.

"La falta de agua potable implica que la esterilización para los vendajes es casi imposible, provocando amenazas de infección y posible muerte", añade el informe.

Se han amputado extremidades de niños porque las clínicas no tienen los medios para tratar sus heridas. Recién nacidos han muerto en incubadoras por cortes de electricidad, y algunos padres le han administrado sueros intravenosos a sus hijos porque no había suficiente personal médico para ayudarlos.

Hay pacientes que fallecieron luego de recibir una transfusión de sangre con el tipo equivocado, y en algunos sitios se han efectuado directamente entre personas por la falta de electricidad.

El reporte cita a la Sociedad Médica Americana Siria, que estima que desde el inicio del conflicto 200.000 sirios habían muerto por enfermedades crónicas por falta de acceso a tratamiento y fármacos.

Repunte de la polio

La cobertura de vacunación también se ha visto afectada. Antes de la guerra, la cobertura era del 91%, pero cayó al 68% sólo un año después del inicio del conflicto y es probablemente mucho más baja ahora, señala el informe.

El sarampión y la meningitis se han extendido, y la polio -que el informe dijo que fue erradicada en Siria en 1995- ha infectado a hasta 80.000 niños.

"La desintegración del programa de vacunación de Siria ha resultado en un rebrote de la polio", afirma el estudio de Save the Children.

"Los niños nacidos desde 2010 no han sido vacunados durante dos años. Hay fuertes restricciones en el acceso a vacunas, y los trabajadores sanitarios no han podido llegar a los niños necesitados", concluye el relevamiento realizado por la prestigiosa ONG.