Deja tabaco y alcohol 68 mdp a Hacienda

Los impuestos recaudados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público por la venta de tabaco y alcohol han dejado ingresos al fisco por 68 mil 378 millones de pesos, en el lapso comprendido entre enero a septiembre del presente año, una cantidad récord en el país y que equivale a 1.5 el valor de […]

Los impuestos recaudados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público por la venta de tabaco y alcohol han dejado ingresos al fisco por 68 mil 378 millones de pesos, en el lapso comprendido entre enero a septiembre del presente año, una cantidad récord en el país y que equivale a 1.5 el valor de la línea 12 del Metro de la Ciudad de México, del Tren Interurbano México-Toluca, o el pago de todos los pensionados del IMSS por un año.

Así lo dio a conocer El Financiero, de acuerdo con una investigación con base en datos del INEGI y de Euromonitor International.

Los ingresos por el cobro del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) ha aumentado la recaudación por estos productos debido al aumento en el costo de tabaco y de alcohol, así como por el incremento en el consumo de estos artículos.

De acuerdo con El Financiero, el consumo de bebidas alcohólicas aumentó 2.9 por ciento en el último año en México; el de cerveza incrementó en 2.9 por ciento y el de tabaco en 6.1 por ciento.

Así, desde el 2009 se incrementó más del doble lo recaudado por la venta de estos productos, pasando de 33 mil 900 millones en 2009 a 68 mil 378 millones de pesos por la venta de tabaco y alcohol.

A pesar de las cantidades percibidas por Hacienda, diputados mexicanos como María García Pérez, titular de la Comisión Especial de Salud Mental y Drogas de la Cámara de Diputados, exhortaron al Legislativo el mes pasado a incrementar el impuesto a los tabacos, argumentando que el aumento del 75 por ciento en el valor de este producto aportaría 2 mil 639 millones de pesos a las arcas del fisco mexicano, y que ese dinero sería canalizado a la reconstrucción de las viviendas y las zonas afectadas por los sismos de septiembre.

Sin embargo, el Gobierno no ha dejado claro la forma en que se destina el dinero recaudado por los impuestos al tabaco y alcohol, no ha dado cuentas claras de la manera en que se gasta y en qué se invierte ese dinero. Así, de concretarse un aumento en el costo de este producto, los más afectados serían los consumidores asiduos del tabaco, pues la cajetilla podría aumentar hasta los 75 pesos.

El argumento de los legisladores que apoyan esta iniciativa de ley es que el tabaquismo mata a siete millones de personas al año, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud. Se enfocan, pues, en atacar al tabaquismo aumentando los precios y no en la prevención del consumo entre los niños y adolescentes.