Skip to content Skip to footer

Deprime al Edoméx la peor crisis de desempleo

Casi medio millón de personas no encuentra una opción de empleo en el Estado de México, revela el Estudio de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social; al primer trimestre de 2014 la tasa de desempleo en la entidad fue del 6 por ciento, por arriba de la media nacional, situación que es constante desde hace 10 años.

La precarización del empleo y del salario de los trabajadores mexiquenses se mantiene como una constante; cada año se hace más evidente la brecha entre aquellos que perciben un pago mayor a 637.7 pesos diarios (10 salarios mínimos) que regularmente se emplean en cargos públicos; contra lo percibido por un obrero que no rebasa los 63.77 a 127.54 al día (de 1 a 2 salarios mínimos) con lo cual tiene que solventar gastos de alimentación, transporte y vivienda.

Al 2013 se registraban 6 millones 952 mil 279 personas activas laboralmente; de estas 363 mil 683 no tiene un ingreso por su trabajo (9 %); 559 mil 865 ganan menos de un salario mínimo (9%); 1 millón 997 mil 267 entre 1 y 2 salarios mínimos (16.1 %); 2 millones 911 mil 790 de 2 a 5 salarios mínimos (15.9 %) 268 mil 523 de 5 a 10 salarios (9.4%) 78 mil 10, más de 10 salarios mínimos (9.8%) y 773 mil 051 que no especificaron sus percepciones.

La realidad mexiquense es que 1 millón 997 mil 267 personas subsisten con alrededor de entre 2 mil y 4 mil pesos mensuales que utilizan para satisfacer necesidades básicas dejando de lado aspectos como diversión y educación.

En promedio un trabajador mexiquense percibe 5 mil 500 pesos mensuales, advierte el análisis, que en comparación con otras entidades como Baja California, donde el promedio es de 7 mil pesos, o bien el Distrito Federal 6 mil 500; los mexiquenses se encuentran en una gran desventaja, pues se advierte que los trabajos creados son pocos por año, pero además de mala calidad, y muchos de ellos no cuentan con prestaciones de ley como la seguridad social.

Es un hecho que en la entidad trabajar dentro de una oficina gubernamental o bien cargo público, es una garantía de contar con mayores percepciones; a pesar de que muchos de estos trabajos no tienen un horario establecido, tal es el caso de los diputados o regidores.