Desborde de río en Tenango del Valle, un desastre que se pudo evitar

Por: Carlos Pérez

“Ese fue el problema: en años pasados no se le había dado el mantenimiento al río, tiene más de 9 años que no se desazolvaba al nivel que debe estar. Ahí las autoridades debían de tratar de ver eso con Conagua para que ayudaran más (…), les decíamos que nos voltearan a ver”, explica Marisol Piña subdelegada de la comunidad de San Isidro, en el municipio de Tenango del Valle. 

Esta localidad se encuentra a 4.7 kilómetros de la cabecera municipal de Tenango y alberga una población de aproximadamente 600 personas. Hace una semana, cerca de 280 de sus habitantes se enfrentaron a un desastre sin precedentes, pero sí previsible. 

Marisol recuerda ese 6 de octubre con angustia: “se oía un tronido muy fuerte” y luego vecinos la llamaron para pedir auxilio tras el desborde del río que se hizo viral en redes sociales.

 

Te recomendamos: Inundaciones en el Edomex, el desastre anunciado

 

Ese día no llovió en San Isidro, pero el agua bajó de las faldas del volcán con tal fuerza que en menos de 20 segundos ya habían inundado distintas viviendas cercanas al río Sanabria, recuerda Fredy Serrano, uno de los vecinos damnificados que estima haber perdido 50 mil pesos entre bardas, ropa, muebles y electrodomésticos.

Debido a que San Isidro está en los límites de Tenango del Valle con Calimaya, las autoridades municipales de ambas demarcaciones se han desentendido de problemas como este. 

“Ese fue el problema: en años pasados no se le había dado el mantenimiento al río, tiene más de 9 años que no se desazolvaba al nivel que debe estar. Ahí las autoridades debían de tratar de ver eso con Conagua para que ayudaran más (…), les decíamos que nos voltearan a ver”, explica Marisol Piña subdelegada de la comunidad de San Isidro, en el municipio de Tenango del Valle. 

El problema lo atribuyo a las autoridades porque los presidentes municipales, sean los que sean, entran para gastarse o robarse el dinero de la gente. No tenemos apoyo, vean cómo está y el presidente no se dignó siquiera a regalarnos una pala para limpiar”, dice don Juan mientras observa sus cultivos llenos de lodo.

 

Lee también: #SondeoAD | ¿Quién tiene la culpa de las inundaciones?

 

Nosotros no somos políticos, no sabemos con qué persona hay que ir”, agrega el agricultor mientras levanta algunas de sus lechugas que, a punto de salir a la venta, se convirtieron en pérdida total.

Don Juan fue uno de los más afectados: perdió ocho hectáreas de cultivos, lo que representan más de 800 mil pesos, que difícilmente podrá recuperar para reactivar sus terrenos. En algunos casos también podría perder la capacidad productiva de sus terrenos por el exceso de rocas que ahora tienen.

Sin embargo su historia se repite con sus vecinas y vecinos que, después de una semana, siguen sacando de sus casas lodo, ropa, materiales de construcción y otras cosas que aún tratan de rescatar.

Se trata de obreros, campesinos y jornaleros; hombres y mujeres que por años han sido olvidados por las autoridades. En las calles de San Isidro es visible la falta de pavimentación, luz eléctrica o drenaje. Ante esas carencias, ellos insisten en que no han recibido apoyo.

La subdelegada Marisol Piña trata de ser amable con la situación y destaca que el alcalde de Tenango del Valle, Pablo Iván Guadarrama Mendoza, ya entregó algunas despensas, colchones y cobijas, también dice que participa en los trabajos de desazolve del río a través de dos maquinas.

Previous
Next

Sin embargo, todos los habitantes coinciden en que no es suficiente: “requerimos un puente, cuando el rio se desborda no se puede salir de la comunidad (…). Los niños en la escuela cuando llueve se quedan de un lado y ya no pueden pasar a sus casas, expresa Marisol quien como autoridad auxiliar hace un llamado al gobierno estatal para intervenir. “[Hacemos] un llamado urgente al gobernador que tome en cuenta a las 280 personas de la comunidad”.