Skip to content Skip to footer

Día internacional del peatón

El pasado 17 de agosto se celebró el día internacional del peatón, este día se establece cuando en Inglaterra en 1897 aparece la primera persona atropellada. Esta fecha se celebra en todo el mundo, aunque en la realidad el derecho de protección a los peatones se encuentra muy devaluado, ya que no existe una conciencia de todos en que la movilidad de una ciudad debe girar en torno a la protección y respeto a todos nosotros, pues recordemos que todos somos peatones, aunque algunos prefieran olvidarlo, es inevitable al descender del vehículo.

 

Incluso la autoridad municipal ha olvidado el tema, pues siempre ha privilegiado la infraestructura vehicular, pero las banquetas y rampas se encuentran totalmente desechas, mal planeadas y, en algunas partes del municipio, inexistentes.

 

En el Distrito Federal un estudio reciente revela que 15 personas son atropelladas a diario; en Toluca se le concede tan poca importancia al peatón que ni siquiera contamos con estudios similares que nos den una radiografía más exacta de sus necesidades.

 

Debemos cambiar la forma de protección generando un municipio más equitativo, sobre un modelo que honre más al peatón que al conductor; por ejemplo: se debe invertir en infraestructura urbana, pues en la realidad un aproximado de 80 por ciento del presupuesto es para obras viales, pero es urgente rehabilitar y construir infraestructura urbana privilegiando las banquetas y rampas para las carreolas y discapacitados, generar un sistema de pasos para ciclistas, claro privilegiando lugares donde exista más flujo de ellos; así como reubicar obstáculos como árboles, anuncios, postes y casetas telefónicas que impidan el correcto desplazamiento del peatón, requerimos más reductores de velocidad en zonas como hospitales, escuelas, parques y jardines.

 

Es urgente, desarrollar acciones y políticas públicas que formen nuevos hábitos en los automovilistas y en los peatones para generar un respeto a los señalamientos viales e incentivar el uso de puentes y cruces peatonales para evitar que la cifra de accidentes por atropellamiento siga en aumento.

 

En síntesis la gran problemática que el peatón enfrenta todos los días se resuelve con respeto y la confrontación automovilista-peatón se acabaría creando una mayor conciencia de nuestros derechos y obligaciones. Los sucesos en los que se ve involucrado un peatón, causan conmoción y secuelas físicas, psicológicas y económicas, que bien pudieran ser evitadas con políticas más inclusivas, pensadas en el grueso de la gente que formamos parte de la población y en las necesidades específicas de que comparten grupos de individuos, haciendo más armónico el desplazamiento dentro de nuestra ciudad.

 

 

Twitter: @monicafragoso

Facebook: Mónica Fragoso Maldonado

Email: [email protected]