Economía a la baja para América Latina por covid-19: Cepal

Durante los próximos seis meses se sumarán 45.4 millones de nuevos pobres y se perderán 8.5 millones de empleos

Foto Especial

Las tres principales economías de América Latina serán seriamente afectadas como producto de la pandemia provocada poe el covid-19; según el Informe especial COVID-19 N⁰ 5 de la CEPAL, titulado Enfrentar los efectos cada vez mayores del COVID-19 para una reactivación con igualdad: nuevas proyecciones, presentado por la Secretaria Ejecutiva del organismo de las Naciones Unidas, Alicia Bárcena, la region tendrá una caída del producto interno bruto (PIB) de -9,1% en 2020, con disminuciones de -9,4% en América del Sur y -8,4% en América Central y México.

Durante la presentación del informe en Santiago de Chile, la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, mencionó el impacto sobre la actividad se trasladará a otros indicadores: “Se prevé ahora un aumento también mayor del desempleo, que a su vez provocará un deterioro importante en los niveles de pobreza y desigualdad”, dijo.

Así, se sumarán 45.4 millones de nuevos pobres y se perderán 8.5 millones de empleos durante los próximos seis meses, asimismo, 2.7 millones de empresas cerrarán sus puertas; en términos generales se menciona que el Producto Interno Bruto per cápita –es decir, la suma del valor de producción de bienes y servicios de un país dividido entre cada habitante– de los latinoamericanos caerá a valores de 2010, lo que supone un retroceso de 10 años en los ingresos.

El informe menciona que “la producción industrial en México cayó un 29.3% interanual en abril, mientras que la actividad total de la economía en el mismo período disminuyó un 26.4% en Argentina, un 15.1% en Brasil, un 14.1% en Chile, un 20.1% en Colombia y un 40.5% en el Perú”.

La caída de -9,1% del PIB y el aumento del desempleo tendrán un efecto negativo directo sobre los ingresos de los hogares y su posibilidad de contar con recursos suficientes para satisfacer las necesidades básicas, señaló Bárcenas.

Asimismo, se proyecta una mayor desigualdad en la distribución del ingreso en todos los países de la región: el índice de Gini se incrementaría entre un 1% y un 8% en los 17 países analizados, y los peores resultados se esperan en las economías más grandes de la región.

Los países afectados deberán establecer grandes paquetes de medidas fiscales para hacer frente a la emergencia sanitaria y mitigar los efectos sociales y económicos; se busca atenuar las crisis, buscar la reactivación y preservar de la estabilidad macro-financiera de las economías.

Entre algunas propuestas que la Cepal ha realizado se encuentra “la implementación de un ingreso básico de emergencia como instrumento de protección social, un bono contra el hambre -equivalente al 70% de una línea de regional pobreza extrema (67 dólares de 2010) y cuyo costo total se estima en 27,1 miles de millones de dólares (0,52% del PIB regional), y varias iniciativas de apoyo a empresas y trabajadores en riesgo. Para la implementación de cualquiera de estas líneas de acción es necesario fortalecer el rol de las instituciones financieras internacionales de forma que puedan apoyar mejor a los países”.