Skip to content Skip to footer

En la mira jefes policiacos corruptos

El gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas presentó este día la iniciativa de ley por medio del cual pretende amarrar la depuración de los cuerpos de seguridad y justicia, agarrándose de los altos mandos policiacos, incluyendo al Secretario de Seguridad Ciudadana (SSC) y el Procurador de Justicia, o de los presidentes municipales para presionar la salida de los malos policías.

El proyecto establece la sanción administrativa, la suspensión sin goce de sueldo y la destitución inmediata para quienes omitan dar de baja a los uniformados reprobados.

Respaldado por los presidentes del Poder Judicial, Baruch Delgado y del Congreso local, Aaron Urbina; así como de líderes parlamentarios de diferentes partidos con representación en la Cámara de Diputados.

"Esta iniciativa pretende que los controles de confianza sean una realidad, es decir, que aquellos elementos que no aprueben los exámenes no podrán seguir en funciones como lo manda la ley. Esta norma existe ya desde hace muchos años en el ámbito federal y estatal, pero no existía una sanción formal ni clara, ni específica en caso de que no se acatada o se atendiera", indicó.

La misiva que ya ingresada este mismo miércoles a la legislatura estatal será aprobada de “Fast Track” por los diputados mexiquenses, según lo anticipó el coordinador de los legisladores panistas, Ulises Ramírez Núñez quien anunció que esta misma semana se convocará a un periodo extraordinario de sesiones.

"Se sancionará a los superiores jerárquicos que mantengan en el cargo a los elementos que no hayan aprobado los exámenes de control de confianza, esto demuestra que la depuración de los policías del ámbito estatal y municipal es una realidad y cobrarán vigencia con esta iniciativa", sentenció.