Skip to content Skip to footer

En tres años Peña dio al SNTE 1,730 mdp

En un país en el que 46.5% de su población se encuentra en condiciones de pobreza, las cifras de apoyo que la administración de Enrique Peña Nieto ha otorgado al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) resultan un insulto.

De acuerdo con una investigación de Reforma, entre 2013 y 2016, el gobierno federal otorgó “apoyos” al sindicato que encabeza Juan Díaz de la Torre por mil 730 millones de pesos, de los cuales 650 millones se destinaron a las “Acciones de Difusión sobre los Beneficios y Compromisos de la Reforma Educativa y la Ley General del Servicio Profesional Docente”.

Esos 650 millones de pesos, que correspondieron a la difusión de la reforma educativa, los gastó el sindicato en la realización de spots para la televisión y para publicar en la plataforma de Internet del sindicato los beneficios de la reforma.

Los beneficiados fueron la empresa Estudios Azteca, que elaboró un spot de televisión, mientras que a Grupo Sustava y Televisa se les pagó para publicar en la plataforma de Internet del sindicato los beneficios de la reforma educativa.

580 millones de pesos se destinaron para las acciones de Previsión Social, Fomento Cultural y al Ahorro, Capacitación y Actualización del Magisterio; ítem, en 2016 el sindicato recibió 500 millones de pesos para el Fortalecimiento del Programa Nacional de Apoyo a la Reforma Educativa.

Según información publicada en Reforma, el SNTE entregó mil 200 computadoras de las 56 secciones sindicales del país en reconocimiento a la labor que llevan a cabo para fortalecer las competencias profesionales de los docentes.

El SNTE también hace la relación de facturas. Por ejemplo, de los 500 millones de pesos que la Secretaría de Educación Pública (SEP) le entregó para el fortalecimiento del Programa Nacional de Apoyo a la Reforma Educativa, refiere que pagó 73.63 millones de pesos a la empresa Comercializadora Tigris, sin aclarar en que se gastaron los recursos.

Resulta paradójico que mientras millones de mexicanos tienen hambre, en el evento del Día del Maestro, el dirigente del SNTE dijo que “los maestros no ignoran el contexto económico actual, por lo que valoran la respuesta del Ejecutivo de dignificación del magisterio, lo cual incluye los temas de salarios y prestaciones, los recursos para la formación y actualización permanente, y el mejoramiento sustancial del trabajo pedagógico”. Ello se traduce en más apoyos para el sindicato.

Ello queda de relieve en una parte del discurso del dirigente magisterial que, en defensa de la reforma educativa, expuso: “Intentar descalificar u oponerse a esta transformación desde el movimiento social, desde el sector privado o desde la coyuntura política es hacerlo por desconocimiento, por ignorancia o por mala fe; no invertir de manera creciente los recursos suficientes sería la negación de alternativas sociales y el costo que la Nación pagaría se llama ignorancia, marginación, exclusión, subdesarrollo que son también manifestaciones de violencia”.