Feo, caro, inseguro y sucio

Así es el transporte público en el Valle de Toluca

Por: Claudia García

El señor Ramón Ojeda es uno de los miles de mexiquenses que recuerdan cuando solo pagaban un peso de pasaje por el servicio de transporte público. Dice que con los 12 pesos que paga hoy cubirían una semana de aquellos años: “dos eran, dos pesos diarios y le digo rendía, era más poco el mínimo pero rendía y ahorita ya no”.

En 1989 la tarifa del transporte público en el Valle de Toluca era de 50 centavos; 12 años después, en 2001, la cifra incrementó a cuatro pesos; para 2004 los mexiquenses tuvieron que pagar 4.50. En 2008 volvió a aumentar hasta 5.50; sin embargo, desde 2010 se comenzaron a ver los números más altos con siete pesos; ya para 2013 el precio fue de ocho pesos, a partir de ahí los usuarios pudieron descansar cuatro años con esta tarifa, pero en 2017 los recibió con un nuevo costo del pasaje que llegó a 10 pesos.

Podemos ver otros lugares como la Ciudad de México que tienen esas rutas de Ecobus que están trabajando en cinco pesos y que tienen mayor tecnología, mejores unidades y cómo ellos pueden operar con esos costos y nosotros necesitamos lo doble para poder operar acá”, comentó Dante Álvarez Jimenez, miembro del colectivo “Metrobús Toluca Ya”.

Transporte público caro y en mal estado

Asientos rotos, sucios y viejos, así describen los usuarios al transporte público que circula en el Estado de México. Señalan que pese al aumento en el precio del pasaje, las condiciones son deplorables. 

Es pésimo el servicio, se sube uno a unidades viejas y sucias, pero si no paga los 12 o 14 pesos le dicen los operadores hasta de lo que se va a morir“, refiere Carmen quien todo los días viaja de Comonfort a la Huerta en Zinacantepec.

Las líneas que aún cuentan con unidades en mal estado son las que cubren la ruta hacia Tlachaloya, San Cristóbal, Temoaya, El Cerrillo, San Pedro Totoltepec y Sauces. 

Yo vivo en Sauces y tomo mi camión aquí en la Lopez Portillo, la mayoría ya son camiones viejos no le meten dinero para comprar nuevos, hay veces que los asientos van ocupados con sus cobijas o están rotos, pagamos y no podemos sentarnos“.

De acuerdo con un estudio de El Poder del Consumidor, los usuarios del transporte público en el Valle de Toluca pierden en promedio 340 horas de su vida al año atrapados en el tráfico, lo que se traduce en una hora del día a bordo de los camiones, especialmente en trayectos cortos de 13 kilómetros por hora”.

Transporte: foco rojo para los mexiquenses

El transporte público también se ha convertido en un foco rojo para los usuarios: en los primeros cinco meses de este año se registraron 2 mil 849 robos en colectivos mexiquenses, 2,645 se han cometido con violencia mientras que 204 sin violencia. La mayoría ocurrieron en la zonas industriales de la entidad, afirmó Rogelio Arguelles, Director General de la Asociación de Propietarios del Parque Industrial Toluca 2000. 

 

El transporte público en general en el Estado de México es bastante deficiente y parece no tener solución, no vemos que por ningún lado tenga solución. En algún momento se lanzó un programa que era el del Sendero Seguro y vimos que había una posibilidad pero nada“.

Detalló que las propias empresas han hecho recomendaciones para que los empleados no suban al transporte público con dinero en efectivo: “que tengan cuidado de donde llevan el dinero cuando suban al transporte público, o que lo saquen y se vayan en grupo, tal vez en taxi, o si es en efectivo que no cobren el día de quincena, un día después ya que los ladrones saben cuando llevan dinero“.

Del total de robos en transporte público colectivo, 2,645 se han cometido con violencia mientras que 204 sin violencia. 

 

 

Operadores, cabecillas de la delincuencia en el transporte público

El 19 de febrero del 2019, elementos de la Policía Estatal detuvieron a Orlando “N” de 40 años de edad por su probable responsabilidad en el delito de acoso sexual en agravio de una mujer de 24 años de edad, era chofer de transporte público de la linea Temoayense.

El ataque se registró entre las calles de Revolución y Cristóbal Colón en San Cristóbal Huichochitlán, donde la mujer manifestó que había sido víctima de tocamientos al bajar de la unidad.

El presidente de la Cámara Nacional de Autotransporte Pasaje y Turismo, Odilón López Nava, señaló que este tipo de delitos surgen porque los operadores falsifican información para que les den el empleo y las empresas no corroborar los datos, por lo que incluso contratan personas con antecedentes penales.

Sus trabajos anteriores, su entorno socioeconómico, sus familias, hasta eso tendríamos que ver y hay algunos otros que con el ánimo de cubrir los requisitos o de que urge que esté trabajando el vehículo suben a quien sea y eso no debe ser”, expresó López Nava.    

En el Estado de México 40 por ciento de los delitos se cometen a bordo del transporte público que traslada a un promedio de 11 millones de mexiquenses.  

Señaló que las empresas se enfrentan al problema de no boletinar a un mal operador porque se podrían transgredir sus derechos, sin embargo sí están obligados a pedir referencias de trabajo.   

No puedes hacer más puesto que pudieran vulnerar ciertos derechos. El hecho de decir ‘está boletinada tal persona por mal elemento’, ojo, ya ubíquense, eso no puede ser porque va en contra de la ley. Lo que sí puedes hacer es [decir] donde estuviste trabajando, traes carta de recomendación o pides las referencias”.   

Entre 2010 y 2012 se dio a conocer el nombre de César Armando Librado, alias “El Coqueto”, quien a bordo del transporte público que manejaba, asesinó y violó al menos ocho jovencitas en el municipio de Tlalnepantla.

Cabe destacar que en el Estado de México se han puesto en operación el Mexibús 1 con el corredor Tecámac-Ecatepec y en mayo de 2013 el Mexibús 3 con el corredor Chimalhuacán-Pantitlán que daba un servicio exclusivamente para mujeres, también se pusieron en marcha los taxis rosas en el Valle de Toluca. Actualmente ninguno de los servicios operan.

De profesionista a operadores del transporte público

La falta de oportunidades laborales llevó a José Antonio, profesor de Geografía con una maestría en Análisis espacial-geoinformatica, a desempeñarse como operador de transporte público, empleo en el que todos los días enfrenta retos, principalmente de inseguridad, movilidad así como educación por parte de los usuarios, quienes muchas veces desconocen la labor que hacen.

Nos enfrentamos a diario a la delincuencia que sufre nuestra sociedad. Constantemente nos ha tocado enfrentarnos a diversos asaltos, ya sea en el transcurso de nuestro trabajo por las mañanas, a mediodía o por las noches, especialmente en época de quincenas, entonces si es algo que nos afecta directamente”.

José Antonio también narra que muchas veces los usuarios se rehúsan a pagar un pasaje completo o el de sus acompañantes, dinero que al final del día sale de sus bolsillos. 

Tienes que lidiar con el tráfico, con los usuarios que son groseros, tienes que lidiar con los tiempos que te marca la empresa, incluso hay unidades con un nuevo sistema de cobro, y ya no era tanto pero lo que me mencionaba hace rato el que se juntara la cuenta era también lo que tenías que lidiar”.  

Al igual que cualquier automovilista, los transportistas también enfrentan el alza al combustible. A lo largo de 16 horas de trabajo tienen que cargar hasta dos veces por día. 

Por lo mismo fue el alza al pasaje, porque no alcanza a cubrir las necesidades, entonces la sociedad también debe de comprender que si la economía del país está en constante fluctuación, el combustible va a incrementar su precio y por lo tanto el transporte tiene que incrementar el precio”.  

José Antonio sale todos los días de su casa desde muy temprano, sube a su autobús y toma su ruta con la misma intención que cientos de mexiquenses: llevar dinero a su familia para comer, vestir y pagar un techo donde vivir, por ello pide a las personas “que se ponga dentro del lugar donde él labora yo invito a un ciudadano a que venga a trabajar 16 horas 17 horas que se trabajan al día para que vea lo pesado que es el trabajo“.

Capacitación a medias

En 2017 se capacitaron a 10 mil operadores del Estado de México, a través del Instituto de Capacitación y Adiestramiento para el Trabajo Industrial. Ellos obtuvieron una certificación para prestar servicio a bordo de una unidad del transporte público.

Después de este año, el arribo de operadores a los ICATI fue nula, por lo que los cursos de capacitación tuvieron que cerrar. 

Actualmente, Cuautitlán Izcalli cuenta con un simulador que permite a los transportistas de carga evitar accidentes, respetar los señalamientos y límites de velocidad.

En los próximos días, en las 20 escuelas donde el ICATI imparte la carrera de mecánica automotriz, se va impartir el curso para así disminuir las cifras de accidentes donde el transporte público se ve involucrado.