Festejan priístas toma de protesta en Coacalco con elección sin resolver

El jueves nueve de diciembre, el PRI mexiquense y el gobierno del Estado de México encabezaron un evento para la toma de protesta del alcalde electo de Coacalco, David Sánchez Isidoro, aunque su triunfo sigue en litigio, ya que si bien lo confirmó el Tribunal Electoral del Estado de México (TEEM), faltan dos instancias más: la Sala regional y la Superior del Tribunal Electoral federal.

El respaldo priísta a Sánchez Isidoro

Pese a ser una de las elecciones municipales más disputadas y cuestionadas por presuntas irregularidades denunciadas, el Revolucionario Institucional no esperó la resolución final y organizó la ceremonia a la cual acudió la dirigente estatal del PRI y diputada local, Alejandra del Moral Vela.

También asistió Pablo Bedolla, rector de la Universidad Mexiquense del Bicentenario, como representante del gobernador Alfredo Del Mazo Maza, con lo cual el mandatario dio su respaldo al edil electo, a pesar de que su triunfo no ha sido validado en la última instancia.

La propia líder tricolor publicó en sus redes una felicitación a Sánchez Isidoro, por su toma de protesta y anticipó que Coacalco tendrá un gobierno con experiencia y dará resultados. En la imagen también se observa al exsecretario general de Gobierno, José Manzur Quiroga.

Sin embargo, la toma de protesta de las y los presidentes municipales es un acto simbólico, pues oficialmente inician funciones a partir del primero de enero y deben esperar a que los órganos electorales desahoguen los juicios que siguen su curso.

La disputa por Coacalco

Este trienio fue gobernado por Morena con Darwin Eslava, quien el seis de junio buscó la reelección.

Te interesa: Corresponderá a una mujer encabezar la organización de las elecciones para gobernador

Hasta el momento ni el ex candidato y alcalde de ese municipio, ni Morena han fijado posición en torno a ese evento.

El municipio de Coacalco tiene una población de 293 mil 444.  Está ubicado al norponiente de la Zona Metropolitana del Valle de México. Colinda con Tecámac y con Tultitlán y este año cuenta con un presupuesto de mil 53 millones 424 mil pesos.

A casi 20 días de que concluya el año, la Sala Toluca del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación tiene pendiente de resolver la impugnación de la elección municipal en Coacalco.

También deberá resolver si el alcalde electo es elegible, después de que un juez federal suspendió sus derechos, y otro determinó que están vigentes.

La elección en Coacalco

Coacalco registró uno de los resultados más cerrados, con una diferencia de apenas 695 votos entre el presidente municipal electo de la alianza PRI, PAN y PRD, David Sánchez Isidoro  y el abanderado de la coalición Morena, PT y Nueva Alianza, Darwin Eslava.

Durante la elección el partido Morena acusó que no le permitieron tener a todos sus representantes de casilla durante toda la jornada, supuestamente por no estar acreditados, denunciaron una supuesta intimidación por parte de simpatizantes del PRI, el cambio de funcionarios de casilla.

También supuestos errores aritméticos en el conteo de votos, señalamientos de más votos que boletas en algunas casillas y la pérdida de boletas electorales, así como supuesta parcialidad en la Junta Municipal Electoral. Después del cierre acusaron que las actas no se habrían llenado en forma correcta.

Por ello, pidieron recuento voto por voto, aunque las autoridades determinaron que se realizara de forma parcial, por lo cual Morena impugnó la elección.

La primera instancia

El 7 de octubre el Tribunal Electoral del Estado de México anuló 14 de más de 200 casillas impugnadas, tras acreditar que fungieron como funcionarios electorales personas no acreditadas ante el Instituto Electoral del Estado de México y autoridades auxiliares, pero aun así, se ratificó el triunfo de Sánchez Isidoro.

En total, de 354 causales de nulidad, en 336 los agravios fueron infundados. Morena solicitaba la nulidad de la elección, pero solo se anularon 14 casillas, e incluso cuando se acortó la diferencia, se confirmó el triunfo del priista.

David Sánchez Isidoro

Sánchez Isidoro será presidente municipal por tercera ocasión, aunque en su último mandato no cumplió una sentencia para indemnizar a un ex trabajador, por lo cual el cabildo del gobierno que entró después de su gestión fue destituido.

Tanto los ahora ex ediles, como él, en su calidad de ex presidente municipal, y en ese momento diputado federal, fueron consignados en 2018 por orden de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por desacato reiterado a un amparo.

Sin embargo, este año nuevamente fue candidato a la alcaldía de Coacalco del PRI, apoyado por sus aliados, y tras distintos señalamientos de supuestas irregularidades, triunfó en la elección por una diferencia mínima, pero el asunto no ha sido resuelto en última instancia.

Morena lo ha impugnado, al considerarlo inelegible, pero en su resolución, el TEEM determinó que no tenía suspendidos sus derechos político electorales, gracias a la resolución de un juez de ejecución penal, quien autorizó a Sánchez a tomar posesión como alcalde el próximo primero de enero del 2022.

De acuerdo con el periódico Reforma, el pasado 13 de julio, el juez federal Marco Antonio Beltrán Moreno condenó al alcalde electo a tres años y cuatro meses de prisión, los cuales sustituyó por trabajo a favor de la comunidad, y suspendió sus derechos políticos por ese mismo periodo.

Sin embargo, una semana después el juez Juan Morales Nieves, encargado de supervisar la ejecución de penas, determinó que los derechos políticos de Sánchez Isidoro no están suspendidos, pues la prisión fue sustituida por trabajo a favor de la comunidad. Por ello, el TEEM determinó que sus derechos políticos están vigentes.

La sala Toluca del Tribunal Federal aún tiene pendientes de resolver las elecciones municipales de Atlautla, Coacalco, Coyotepec, Xalatlaco, Temascalcingo, Villa Guerrero y la Sala Superior tiene en análisis cinco casos: los de Atizapán de Zaragoza, Cuautitlán, Ecatepec, Lerma y Tepotzotlán.

En estos días debe resolver para dar tiempo a que la Sala Superior pueda desahogar las impugnaciones que le lleguen, ya que el límite es el 31 de diciembre, pues los nuevos gobiernos inician funciones el primero de enero.