Skip to content Skip to footer

Fiscalía libera a 15 policías tras persecución y muerte de adolescente

La Fiscalía mexiquense no contó con los elementos de prueba suficientes para judicializar la carpeta de investigación iniciada previamente por su homologa capitalina, para responsabilizar a los policías por el fallecimiento del joven.

Un total de 15 policías de la Ciudad de México fueron liberados la madrugada de este miércoles, luego de que la Fiscalía mexiquense no contara con pruebas suficientes para acusarlos de homicidio doloso en contra de un menor de edad.

Los elementos de seguridad de la Secretaría de Seguridad fueron liberados por autoridades del Estado de México al no contarse con las elementos necesarios para judicializar el caso y mantener a los detenidos en el penal de Tlalnepantla bajo la acusación de homicidio doloso.

La madrugada del pasado domingo, los elementos de seguridad fueron puestos a disposición de autoridades mexiquenses, luego de que se les relacionó con la muerte de un menor de edad, identificado como Carlos, a quien perseguían en atención a una denuncia ciudadana que señalaba que el adolescente supuestamente atropelló a dos personas para luego darse a la fuga.

De acuerdo a los primeros reportes, la persecución comenzó en la alcaldía Azcapotzalco y concluyó en el municipio de Naucalpan, Estado de México, cuando los policías fueron agredidos a balazos y repelieron la agresión. Durante el ataque armado un disparo impactó al adolescente quien perdió la vida.

Sin embargo, la Fiscalía mexiquense no contó con los elementos de prueba suficientes para judicializar la carpeta de investigación iniciada previamente por su homologa capitalina, para responsabilizar a los policías por el fallecimiento del joven.

“La carpeta de investigación remitida a esta Institución por parte de la FGJCDMX carecía de diversos elementos de prueba sustanciales, mismos que fueron y serán analizados para llevar a cabo una correcta integración de la carpeta señalada”, dijo la Fiscalía del Estado de México.

Tras su fallecimiento, el cuerpo del adolescente fue enterrado en un panteón de la alcaldía Azcapotzalco, donde se detonaron disparos como parte de la ceremonia de despedida. Entre empujones y gritos de los asistentes, elementos de seguridad capitalina detuvieron a dos hombres por realizar los disparos al aire.