Skip to content Skip to footer

Galería | “Una madre nunca se olvida”, mexiquenses visitan panteones este 10 de mayo

Cuidadores del panteón ofrecieron flores en las tumbas donde ningún familiar llegó a colocar ofrenda para recordar a las madres.

Con un paso lento, tomada del brazo de su nieta y con su bastón a un costado, la señora María del Carmen Sánchez, de 93 años de edad llegó desde muy temprano al panteón general de la capital mexiquense para depositar una flor en la tumba de su madre.

Aún cuando los años ya se ven reflejados en sus fuerzas al andar, en su cabello blanco y sus arrugas, se le escucha decir “A una madre nunca se le olvida”.

“Es mucho el cariño que le tengo a mi madre, es muy difícil hablar […] la recuerdo, la traigo en mi corazón”

Con lágrimas en los ojos, la señora María del Carmen comenta cómo en un momento su madre se convirtió en un recuerdo. A pesar de su partida, acude cada diez de mayo a dejarle una ofrenda, en memoria de la vida que le permitió tener.

Cientos de mexiquenses visitan los panteones este Día de las Madres. / Fotos: Claudia García

“Es un recuerdo que nunca se olvida. Siempre es bonito venir a dejarle una flor, sentir que está cerca y que siempre está en mi mente”.

Al igual que la señora María, cientos de mexiquenses se dieron cita en los panteones. Los hijos, familiares y amigos depositaron en las tumbas de sus madres arreglos florales para decorar su aposento.

“Mi mamá murió hace dos años y vengo a dejarle una flor, muchos dicen que se debe dar en vida […] pero siempre es bonito no dejar que su tumba se vea sin ninguna flor, que nadie piense que alguien la olvidó”. comenta el señor Mario Domínguez.

Los puestos de flores lucieron prácticamente abarrotados afuera del llamado campo santo.

Hubo también tumbas donde hoy no llegó una flor o una visita. Donde el recuerdo de aquella madre desapareció entre los suyos, o donde las dificultades de la vida impidieron acudir a su aposento; sin embargo, quienes cuidan dicho panteón les ofrecieron una flor.