Skip to content Skip to footer

Gracias al caos vial que provocan, gobierno mexiquense pacta reunión con antorchistas 

Toluca, Estado de México; 2 de julio de 2019. Una mesa de diálogo para el miércoles 3 de julio con el Secretario General de Gobierno del Estado de México, Alejandro Ozuna Rivera, es lo que logró la manifestación de Antorcha Campesina en la ciudad de Toluca que ocasionó un caos vial este martes desde las 10 de la mañana. 

Poco antes de las cuatro de la tarde, Jesús Tolentino Román Bojórquez, alcalde de Chimalhuacán y vocero de esta organización, expresó ante la gente que acompañó la marcha que el 3 de julio se reunirán con el Secretario de Gobierno a las 18:00 horas. Asimismo, dijo que en los próximos días sostendrán un encuentro con Gabriel O’Shea, Secretario de Salud, para atender temas referentes al equipamiento y atención de varios centros de salud de los municipios de Nicolás Romero, Ecatepec e Ixtapaluca.

 

El 27 de junio se hizo la convocatoria en redes sociales para la movilización de Antorcha Campesina, pero su efectividad se puso en duda luego de que en 2018, esta organización anunció marchas multitudinarias que se cancelaban a última hora. Además, el 14 de marzo de este año ya habían realizado una protesta en la que participaron cerca de cinco mil personas. 

Sin embargo este martes desde temprano, un aproximado de 30 mil personas adheridas a dicha organización llegaron a Toluca bloqueando las principales vialidades de acceso a la capital mexiquense con las consignas que pedían equipamiento de los centros de salud, mejoras educativas y realización de obras públicas.

La Plaza de Los Mártires se convirtió tanto en el escenario para los eventos artísticos que presentó el Movimiento Antorchista, como en la zona donde las ventas de los ambulantes fueron abundantes ya que la basura fue evidencia que la movilización dejó sobre la plancha del zócalo toluqueño. 

Debido a esta manifestación y al bloqueo que instalaron el día de ayer los pobladores de Donato Guerra, el acceso en auto o transporte público al Centro Histórico de la capital mexiquense fue imposible. Las calles Lerdo de Tejada, Independencia, Hidalgo, Rayón, Bravo, y Juárez -principales arterias de la capital- estuvieron cerradas en su mayoría buena parte de la mañana y algunas por la tarde, lo cual ocasionó que el flujo de autos avanzara lentamente fuera nulo. 

Los automovilistas fueron los principales afectados por la marcha,  algunos expresaban su apoyo ante este tipo de manifestaciones, pero pedían la intervención de las autoridades para evitar los congestionamientos viales; otros más dudaban de la veracidad del Movimiento Antorchista y se quejaban del caos que provocaban con su movilización. Recorridos que en auto suelen hacerse en 10 minutos tomaban hasta una hora.

Llegadas las cuatro de la tarde la movilización empezó a dispersarse, luego de que Jesús Tolentino Román anunció el acuerdo logrado con el gobierno mexiquense. 

En contraste con las mesas de diálogo que los antorchistas lograron pactar con las autoridades de gobernación, la demanda de los habitantes de Donato Guerra fue atendida hasta después de las seis de la tarde e informaron que levantavan el bloqueo habitantes de Donato Guerra, luego de que se acordara una reunión para este jueves entre la presidenta municipal, Eliza Ojeda, y el subsecretario de Finanzas. 

Manifestantes informaron que regresarían a su municipio, pero que sus futuras acciones dependen del resultado de dicha reunión.