Skip to content Skip to footer

Hay 2,200 millones de personas en pobreza

Más de 2,200 millones de personas en el mundo son pobres o están al borde de la pobreza, lo que significa que sufren carencias concurrentes en salud, educación y nivel de vida, según el Índice de Desarrollo Humano de la ONU.

Difundido por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el informe destacó que casi mil 500 millones de personas, de 91 países en desarrollo, viven en situación de pobreza multidimensional, y casi 800 millones se enfrentan al riesgo de caer en ella.

El reporte, que contiene las más recientes estimaciones del Índice de Desarrollo Humano del PNUD, aseveró que la pobreza multidimensional es mayor que la pobreza que sólo mide el nivel de ingresos, pues son sólo dos mil 200 millones las personas en el mundo que viven con 1.25 dólares diarios o menos.

Destacó que “las vulnerabilidades persistentes constituyen una amenaza para el desarrollo humano y, a menos que se aborden de manera sistemática a través de políticas específicas y normas sociales distintas, el desarrollo humano no será ni equitativo ni sostenible”.

Titulado “Sostener el Progreso Humano: Reducir vulnerabilidades y construir resiliencia”, el texto señaló además que en todas las regiones el crecimiento en los niveles de desarrollo humano se está produciendo a un ritmo más lento.

En Asia y la región del Pacífico, los Estados árabes y América Latina y el Caribe, la media de la tasa de crecimiento anual del índice se redujo de 2008 a 2013 en 50 por ciento aproximadamente. Asentó que pese a que términos generales la desigualdad ha disminuido en la mayoría de las regiones en el mundo, “los niveles de desigualdad en ingresos siguen aumentando, y la inequidad en educación continúa siendo la más alta” dentro de los indicadores.

En ese sentido, la región de América Latina y el Caribe mantiene la cuota más elevada del mundo en cuanto a desigualdad de los ingresos, a pesar de registrar la mayor caída en desigualdad general durante este año.

Asimismo, existe un gran nivel de inequidad en materia de educación, pues mientras las generaciones de edad más avanzada siguen enfrentándose al reto del analfabetismo, las más jóvenes tienen dificultades para pasar de la enseñanza primaria a la secundaria.

Afirmó que “la reducción de la pobreza y la vulnerabilidad (que pone a las personas en riesgo de caer de nuevo en la pobreza) debe ser un objetivo central de la agenda para el desarrollo posterior al 2015″. Puntualizó también que “erradicar la pobreza extrema no solo consiste en reducir sus niveles a cero, sino en asegurarse también de mantener estos logros” y en reducir la vulnerabilidad de personas que viven apenas por encima de este indicador.

“La reducción de la vulnerabilidad es un elemento clave de cualquier agenda que busque mejorar el desarrollo humano. Necesitamos abordarla desde una perspectiva sistémica”, de acuerdo con una contribución al informe escrita por el Premio Nobel de Economía 2001, Joseph Stiglitz.

El documento argumenta que brindar prestaciones sociales, como acceso a una pensión o a un seguro de desempleo, es posible desde las primeras fases del desarrollo, y que estas medidas sólo supondría un costo menor al 2% del PIB mundial.

El índice en este año no presenta variaciones en ninguno de sus extremos. Noruega, Australia, Suiza, Holanda y Estados Unidos siguen a la cabeza, mientras que Sierra Leona, Chad, la República Centroafricana, la República Democrática del Congo y el Níger ocupan los últimos lugares.