Skip to content Skip to footer

Huella de carbono

Entre los nuevos conceptos que han surgido para entender el cambio climático, sobresale la huella de carbono, para referirse a la totalidad de los gases de efecto invernadero que los individuos o las organizaciones emiten en sus actividades cotidianas.  De forma particular se ha desarrollado el parámetro huella de carbono personal como una herramienta que permite a cada uno conocer su impacto en la atmósfera.  En las diversas páginas web que presentan calculadoras para medir los gases de efecto invernadero que producimos, aparece una relación de actividades que realizamos todos los días. Veamos aquí algunas de ellas y reflexionemos sobre la posibilidad de reducir los gases emitidos.

 

En general las actividades que se evalúan están divididas en cuatro aspectos: uso de la energía en el hogar, tipo de transporte, alimentación y consumo en general. En el hogar, ¿cuánto tiempo pasamos frente al televisor en lugar de leer un buen libro? ¿Cuántos focos mantenemos encendidos y por cuánto tiempo?  ¿Cuánto tiempo permanecemos bajo la regadera utilizando agua caliente? ¿Cuánto gas consumimos mensualmente? Reducir la cantidad de energía utilizada en casa es relativamente fácil.  Instalar un calentador solar para agua es una buena idea también para reducir el gasto familiar.

 

Lamentablemente en nuestra ciudad el transporte público es altamente deficiente y es una de las razones por las que muchos de nosotros no lo usamos.  Sin embargo, ¿qué tan lejos están los lugares donde hacemos nuestras compras?  ¿Utilizamos el auto cada vez que vamos a comprar?  ¿Pretendemos llegar hasta nuestro destino en automóvil, o taxi?  En este aspecto en especial estoy convencida que podemos hacer mucho si entendemos que no nos hace daño caminar unas cuadras puede evitar muchos problemas de tráfico.  La bicicleta es una opción para mejorar la movilidad -no solo es un asunto de recreación como hasta ahora la han presentado el gobierno municipal de Toluca y una organización civil-, siempre y cuando se utilice con absoluta responsabilidad, respetando el reglamento de vialidad y  usando equipo de protección.

 

Los ambientalistas recomiendan reducir el consumo de carnes porque la cría de animales genera metano en cantidades importantes.  Los médicos también lo recomiendan.  Según parece, comer más frutas y verduras mejora nuestra vida en diversos aspectos. El último aspecto tiene que ver con un tema que ya habíamos tratado en este espacio: el consumo en general.  No solo se trata de disminuir el uso abusivo de la energía, se trata de reducir todos nuestros consumos innecesarios y de reciclar el mayor porcentaje posible de nuestros desechos sólidos.  Reciclar es una de las formas más sencillas para combatir el calentamiento global, reducir la presión sobre los rellenos sanitarios, reducir la extracción de recursos naturales, darle tiempo al planeta para reforestarse e incluso, crear puestos de trabajo.

 

Una vez más los invito a poner manos a la obra y revisar cada una de las pequeñas tareas que podemos llevar a cabo para reducir nuestra huella de carbono.

 

[email protected]

@10aRegiduriaTol