Ignacio Pichardo, César Camacho y Humberto Benítez expresaron su apoyo al rector Alfredo Barrera

Toluca, Estado de México, 12 de abril de 2019.-  Dos ex gobernadores del Estado de México y un ex procurador general de Justicia, tanto de la República como de la entidad, coincidieron en que se debe cerrar filas alrededor del rector de la UAEMex, Alfredo Barrera Baca y en exigir respeto a la autonomía de esta […]

Toluca, Estado de México, 12 de abril de 2019.-  Dos ex gobernadores del Estado de México y un ex procurador general de Justicia, tanto de la República como de la entidad, coincidieron en que se debe cerrar filas alrededor del rector de la UAEMex, Alfredo Barrera Baca y en exigir respeto a la autonomía de esta casa de estudios.

Aunque primero declinó hablar sobre la polémica en que está involucrada la Universidad Autónoma del Estado de México, con el enfrentamiento entre dos grupos que buscan reformar la Ley de la institución,  el ex gobernador Ignacio Pichardo Pagaza expresó finalmente que sí es necesario apoyar al rector.

En entrevista con AD manifestó que la UAEMex tiene otros problemas que deben atenderse, como el caso de la Estafa Maestra, por lo que es importante respaldar a Barrera Baca para que pueda salir adelante y resolver esos asuntos. Y si hay aspectos de su propuesta –consensada por la mayoría de la comunidad universitaria- en los que no se está de acuerdo, los diputados podrían mejorar esos puntos.

Sin embargo, lo que no se vale es que antes de conocer sus planteamientos, ya haya gente que lo critique, expresó Pichardo Pagaza quien el 3 de marzo de 1993, acudió como gobernador de la entidad, a promulgar la entonces nueva ley universitaria –actualmente vigente-en el edificio central de Rectoría.

Otro ex gobernador y actual presidente de El Colegio Mexiquense, A. C, César Camacho Quiroz, declaró a este medio informativo que en la máxima casa de estudios de la entidad, “debe imperar la sensatez y el diálogo” y destacó que la autonomía con la que cuenta es un “Coto Vedado”, en el que no hay marcha atrás.

Recordó que el esfuerzo conjunto de estudiantes,  académicos, trabajadores y autoridades del que fuera el Instituto Científico y Literario, antecesor de la UAEMex, logró conquistar la autonomía de la que goza actualmente esta institución.

“La organización interna de la universidad se puede discutir 20 veces, pero temas delicados, que son parte del corazón de una  institución, porque es una conquista  histórica no solo de la UAEmex sino de la universidad pública mexicana, es un asunto que ni siquiera debería discutirse”, expresó.

 Destacó al respecto que la autonomía no solo significa autogobierno, sino también la generación de conocimiento en un clima de libertad, “en donde ninguna autoridad que no sea  de la propia de la universidad, pueda tener opción para discutir”.

Sobre las declaraciones que hizo el presidente de la Junta de Coordinación Política de la LX Legislatura y coordinador del grupo parlamentario de Morena, Maurilio Hernández, sobre el respeto de la autonomía ciudadana por parte de los diputados, Camacho Quiroz manifestó que no son suficientes esas expresiones.

No obstante, pidió que ese mensaje se difunda  para tranquilidad de los universitarios. De igual forma, admitió que como cualquier institución la UAEMex siempre tendrá retos  y siempre podrá mejorarse, a través de discusiones abiertas, sin dogmatismos y de cara a la sociedad. 

En ese contexto dijo que tampoco está exenta de la rendición de cuentas, ya que junto con la transparencia, son elementos inherentes al ejercicio del poder.

Ex  presidente de El Colegio Mexiquense, A. C., ex procurador de justicia tanto a nivel federal como estatal –entre otros cargos- y más recientemente, ex presidente de la Fundación de la Universidad Autónoma del Estado de México, Humberto Benítez Treviño, también dio su punto de vista sobre el momento actual en que está la institución, de la que también ha sido catedrático en la Facultad de Derecho.

“Lo que está pasando en la universidad es una clara agresión a la autonomía de nuestra Alma Mater-manifestó-. La universidad se rige por una Ley Orgánica que estructura su organización, sus atribuciones, su funcionamiento, su autonomía académica y autonomía económica”.

Expresó que al ser la institución pública de más alto rango que hay en el estado, tiene que ser respetada y considerada, así como ser “muy prudentes en su manejo”. Consideró que está funcionando bien, que trabaja con tranquilidad académica y que es una “gran igualadora social; hay que respetarla y respetar sus órganos de gobierno”.

Sobre las dos propuestas para reformar la ley universitaria que tendrán que analizar los diputados señaló que debe tomarse en cuenta la que entregó el rector Barrera Baca, pero también la que le garantice mayor competitividad, a fin de que forme parte de los procesos de innovación y modernización que hay en el mundo.